¿Cómo afecta el autismo durante el confinamiento? imagen

La pandemia del COVID-19 se ha convertido en un reto, principalmente para los niños que tienen autismo, porque se han adaptado a una educación a distancia.

Las opiniones e imágenes de este artículo son responsabilidad directa de su autor.

La pandemia del COVID-19 ha traído consigo cambios en áreas como el trabajo, estudio y la forma de convivir, convirtiéndose en un reto principalmente para los niños con autismo.

Foto: Google

Esto ha generado una gran demanda de adaptación debido a la crisis que se vive. La tecnología ha jugado una pieza clave para la educación o las terapias a distancias para niños con autismo, que ayuda en el área cognitiva para su proceso de aprendizaje, atención, memoria y pensamiento. Sin embargo, estas herramientas no se pueden aplicar en todos los casos, ya que ciertos menores necesitan la cercanía de su terapeuta o psicopedagoga durante sus terapias, lo que genera en ellos:

  • Ansiedad al no salir.
  • Alteración en la conducta.
  • Problemas en las conductas repetitivas.
  • Perder estructura de horarios.
  • Dificultad para la interacción social al salir de la cuarentena.

“Esto se debe a que el niño se encuentra en su área de confort, se siente protegido en su casa y por sus padres. Si quiere se puede levantar tarde o recibir las terapias en pijama. Los hábitos que se habían obtenido al asistir de manera presencial a terapia muchas veces se pierde”, comentó Lucy de Molina, terapeuta en educación especial de Inclúyeme.

¿Cómo ayudarlos en casa?

El tiempo libre durante la cuarentena puede generar en un niño con autismo desorientación al no tener una estructura de actividades establecidas. Por tal razón, los padres de familia deben tomar en cuenta lo siguiente:

  • Realizar un calendario con actividades educativas y de ocio.
  • Desarrollar hábitos, por ejemplo, lavarse las manos antes de comer, esto le ayudará a adquirir nuevos o reforzar los ya existentes durante el confinamiento.
  • Hacer estimulaciones táctiles.
  • Establecer momentos de relajación con actividades como soplar burbujas.
  • Armar rompecabezas, esto fortalecerá las áreas cognitivas.

“La mayoría de los padres no están preparados para este tipo de educación a distancia. Desconocen ciertos tecnicismos que son utilizados para las terapias de sus hijos y eso muchas veces se les dificulta”, explicó Lucy.

Es importante que los terapeutas guíen a los padres durante este proceso, recomienda Lucy de Molina. Inclúyeme cuenta con una plataforma dedicada a los padres sobre educación especial para orientarlos durante las actividades que realicen en casa. Asimismo, cada semana reciben un kit con hojas de trabajo, actividades y terapias especializadas para los niños. Para mayor información puedes escribir al correo [email protected], llamar al número 4460-3350 o buscarlos en sus redes sociales como @incluyeme.guate

Todas las noticias, directamente a tu correo

Recibe todas las noticias destacadas de Relato.gt, una vez por semana, 0 spam.

¿Tienes un Relato por contar y quieres que nosotros lo hagamos por tí?

Haz click aquí
Comparte
Comparte