Las opiniones e imágenes de este artículo son responsabilidad directa de su autor.

¿Está usted emprendiendo o pensando en hacerlo? Quizá deba hacerlo donde haya competencia más exigente. Los resultados muestran que es mejor para el largo plazo.




Quizá usted haya leído el famoso libro de los profesores de INSEAD W. Chan Kim y Renée Mauborgne, La Estrategia del Océano Azul. Su premisa es a incursionar en donde no exista competencia directa (o la mínima) y a alejarse de los océanos rojos, donde la competencia es intensa y los márgenes peligran por la agresividad de los actores. Este libro, con múltiple evidencia empírica que sustenta su argumento, documenta negocios existentes, o en una etapa más avanzada del ciclo emprendedor. ¿Es igual la conclusión con nuevos emprendimientos?

Los profesores de la Universidad Cranfield, Andrew Burke y Stephanie Hussels han encontrado evidencia que soporta la idea contraria: ante nuevos emprendimientos, la competencia intensa contribuye a la permanencia en el tiempo de los mismos.

Burke y Hussels estudiaron negocios ingleses que se fundaron entre 1995 y 2005, con una base de 2 millones de organizaciones (basados en registros impositivos) y encontraron evidencia fascinante. Aquellos negocios que incursionaron en mercados más competitivos, con números superiores de actores, aumentaban sus tasas de fracaso en el primer año, pero, aquellas empresas que sobrevivían a este primer año, tenían una probabilidad mucho más alta de pasar el llamado “valle de la muerte” de los 42 meses. Veamos las estadísticas:




¿Porqué es importante? Según diversos estudios, entre ellos el Global Entrepreneurship Monitor (GEM) liderado por Babson, un período crítico es el de los primeros 42 meses del emprendimiento. La permanencia en el tiempo de las organizaciones está en gran medida determinada por superar esta primera etapa. En países como el mío, Guatemala, la tasa de quiebras en estos primeros meses es abrumadora: 97.5%.

¿Porqué la competencia intensa es crucial para la permanencia del emprendimiento? La evidencia muestra que los nuevos negocios se enfocan mucho más en satisfacer a sus clientes, además de ser más conscientes de eficiencias en costos. Efectividad (más y mejores ventas) en adición a eficiencia (a menores costos) son la clave.

Los gerentes en corporaciones existentes saben bien promover la competencia. Un caso emblemático es el grupo Virgin, liderado por Sir Richard Branson. En industrias donde participan que hay poca competencia, promueven la competencia interna, comparando la ejecutoria de una división con respecto a las demás y estableciendo rankings internos. Otro caso interesante es Sequoia Capital, que no invierte en emprendimientos de nuevos emprendedores que provengan de segunda generación en familias de muchos recursos. Consideran que no tienen aún las destrezas de empresarios más resilientes, donde ya han vivido competencia más dura.

¿Qué podemos aplicar? Por supuesto, la competencia al inicio puede hacer que quiebre un negocio. Sin embargo, desarrollar esa habilidad que Mark Zuckerberg de Facebook definía como “paranoia sistemática”, en donde mejoramos siempre la experiencia de clientes y cuidamos cada centavo como si la competencia fuera a atacarnos frontalmente hace que existan negocios más resilientes. Escoja mejor competencia, porque “lo que sude en el campo de entrenamiento no lo sangrará en el campo de batalla”.

¿Qué está haciendo hoy por alcanzar sus sueños y ser la mejor versión de sí mismo?

Julio Zelaya, PhD

[email protected]

Todas las noticias, directamente a tu correo

Recibe todas las noticias destacadas de Relato.gt, una vez por semana, 0 spam.

¿Tienes un Relato por contar y quieres que nosotros lo hagamos por tí?

Haz click aquí
Comparte
Comparte