La poética de Jeremy imagen

Ser artista, en sociedades como las nuestras, puede ser doloroso. Jeremy es un artista emergente surgido de la pluma de Selvin García, cuya trama gira en torno a originalidad.

Las opiniones e imágenes de este artículo son responsabilidad directa de su autor.

La poética de Jeremy (volumen I).

Me pasé las vacaciones de diciembre leyendo Jeremy, de Selvin García. Un libro de presentación artesanal, distribuido al público por el propio autor que, sin la ayuda de ninguna editorial, ha conseguido comercializar bastante bien su novela. El documento, también ilustrado por él, posee la misión de dimensionar las emociones del personaje central y, según mi opinión, también nos hace un autorretrato de las inquietudes que motivan el espíritu de la juventud contemporánea. Generación a la que pertenece el propio escritor. En este caso, el perfil emocional es el de un atormentado artista, surgido en medio de la desintegración familiar, la necesidad de tener amigos y la precaria economía emergente que lo rodea.

Jeremy brinda sobre el papel emotivas, profundas y certeras disquisiciones. El pensamiento del protagonista, extensión omnipresente del propio Selvin García, nos posiciona sobre un escenario naturalista. Sus oscuridades, las luces, el amor al arte, la necesidad de ser reconocido y hasta amado, provoca empatías que van sumando a lo largo de la lectura. Jeremy es un libro de cabecera. Es de esos textos cuyos alcances se van asumiendo a través de la profundidad con la que se aborden.

Junto con la presentación de su libro, García organizó una exposición para sumar elemento gráfico a sus contenidos literarios: “Poética”. Esta, pintura sobre lienzo, es una verdadera exposición contemporánea en todo el sentido de la palabra. Exhibe, por un lado, sus encuentros plásticos y por el otro, dimensiona un diálogo existencial simbólico que reviste de concepto al acontecimiento de escribir y proyectarse pictóricamente. Potente, verdadero, crudo (si vemos la obra con los ojos del alma), el trabajo perfila el producto de una mente formada en los terrenos del arte. Como académico, forjado en las aulas universitarias, se da a la tarea de cuestionar los efímeros resultados del tiempo que le ha tocado vivir. Porque finalmente ¿qué es arte? ¿Quién nos dice inequívocamente qué es arte? ¿Cómo distinguir entre un cuarto lleno de basura o una propuesta contemporánea? ¿Cómo sentirlo?

Esta fusión de lo gráfico y sus contenidos literarios, están asentados sobre sólidos cimientos conceptuales. Primero, desde la línea existencialista de Jean-Paul Sartre. En el campo de la estética, encuentra fundamentos en el pensamiento Kantiano. También hay presencia de un esencial sentido irreverente ante el “Statu quo” formando un símil del pensamiento clásico de Aristóteles.

La muestra, con la presentación de sus dibujos y libro, es una rareza dentro de las actividades de la sala del coleccionista de El Attico. Sin embargo, su dimensión y la relación que el autor posee con la galería (es el encargado de su Centro de Documentación), hace que esta reunión sea de las actividades consentidas de la institución en la conmemoración de su XXXII aniversario. 

 Si desea conocer un poco más de la publicación, se puede comunicar directamente con Selvin García a [email protected] 

Todas las noticias, directamente a tu correo

Recibe todas las noticias destacadas de Relato.gt, una vez por semana, 0 spam.

¿Tienes un Relato por contar y quieres que nosotros lo hagamos por tí?

Haz click aquí
Comparte
Comparte