La familia, una pieza clave para prevenir el suicidio imagen

Los familiares son quienes apoyan incondicionalmente cuando se requiere ayuda, pues es allí en donde se propicia el bienestar mental y emocional que se necesita para renunciar a las ideas que alguien de los suyos está atravesando.

Las opiniones e imágenes de este artículo son responsabilidad directa de su autor.

Por: Idalia Solís, Psicóloga Clínica. Integrante de Únicas Guatemala.

La mayoría de las veces, la persona comete un suicidio no como una elección, sino como una salida de un camino en el que el dolor es superior a las estrategias de las que se disponen para afrontarlo. La falta de sensibilización y el tabú que rodea al suicidio hace que su prevención no se realice de la forma adecuada. En ocasiones, se tiende a señalar o menospreciar a la persona por las ideas que está teniendo en lugar de brindarle el apoyo necesario por el cual pide auxilio. Por ello, detallo algunos puntos importantes para recordar en este mes en el que conmemoramos el Día Mundial de la Prevención del Suicidio.

Importancia de la familia

La cercanía que se logra desarrollar entre los integrantes de la familia permite conocerse mejor, por tal razón, se logra identificar fácilmente los cambios de comportamiento y/o actitudes que alguien está padeciendo. Los familiares son quienes apoyan incondicionalmente cuando se requiere ayuda, pues es allí en donde se propicia el bienestar mental y emocional que se necesita para renunciar a las ideas que alguien de los suyos está atravesando.

La comunicación abierta entre padres e hijos es la herramienta promotora para prevenir el suicidio entre alguno de sus miembros. Hablar de las emociones, de los sentimientos, de los retos, sueños e incluso de los miedos, esto permite interactuar con otras personas y construir lazos de confianza y seguridad. Cuando en la familia hay una comunicación fluida, los pensamientos se vuelven palabras con las cuales se encuentran nuevos caminos que llevan a tener esperanza, pues permiten aprender a afrontar las situaciones positivas y negativas.

¿Cómo prevenir el suicidio desde la familia?

Es muy importante que, ante una ideación suicida o signos de que pudiera haberla, los padres no lo tomen a la ligera o piensen que “son cosas de adolescentes y que ya se les pasara”, ni enfadarse con ellos, puesto que su intención no es desafiar, sino que es realizar algo para librarse de alguna situación.

  • Validar las emociones.

Es necesario dejar que el hijo o la hija se exprese emocionalmente de la forma que cree conveniente y que los padres den una respuesta empática. No confrontar la idea, ni minimizar la situación o el sentimiento es importante, así como acompañarle, abrazarlo y contenerlo en esos momentos porque, aunque no lo exprese, necesita que se le transmita seguridad.

  • Tratar de hablar con los hijos para encontrar la causa de esa ideación.

Es de suma importancia encontrar momentos de tranquilidad para hablar con ellos y serenamente hablarles, haciéndoles saber que se entiende la situación que está atravesando, pero que, como padres, siempre estarán para lo que necesiten. Prestarle atención, pero no interrogándolos porque hay que recordar que, detrás de una ideación suicida, siempre hay otro problema que solucionar.

  • Enseñarle la caducidad de las situaciones.

Informarles que nada es para siempre y que los problemas tienen solución, pero hay que buscarla en el lugar y forma adecuada y tomar la decisión para hacerlo.

  • Tratar que esté acompañado el mayor tiempo posible.

Hacerse acompañar por alguno de los padres es fundamental para salir ileso de la ideación. Quitar de su alcance cualquier medio lesivo como: objeto punzante, medicamentos etc. y aislarlo de situaciones en las que pueda hacerse daño.

  • Buscar ayuda psicológica.

Buscar la ayuda profesional es de suma importancia cuando las situaciones se desbordan y como padres no se sabe cómo solucionarlas. Hay que buscar la ayuda de un experto y, si fuese necesario, que los padres reciban el apoyo porque es posible que las emociones derivadas de las circunstancias les afecten al punto de no dejarles ver con claridad lo que está aconteciendo. 

¿Cómo impacta un suicidio a la familia?

La muerte por suicidio es un acontecimiento traumático que altera directamente a una familia. Para elaborar el proceso de duelo, los miembros sufren un dolor profundo y desequilibrio. La familia se acusa por lo que se hizo o se dejó de hacer, vive con una culpa por no haber evitado la muerte del ser querido, por no haber atendido sus llamadas de atención, por no haber facilitado que expresara sus ideas suicidas o por no haber tomado medidas para impedir la tragedia. Queda un miedo profundo en la familia que les hace a los miembros sentirse vulnerables y en riesgo de repetir la conducta suicida o de padecer una enfermedad mental que les empuje a ello.

¿Cómo hablar del tema con los hijos?

Los hijos que sufren el suicidio de un ser querido lo afrontan mejor cuando reciben información sincera sobre lo sucedido. Es mejor si esta información la proporciona uno de los padres en un lenguaje entendible y en un ambiente familiar y reconfortante.

Además de la explicación sincera, necesitan saber que el suicidio no fue culpa suya y de que no podrían haber hecho nada para impedirlo, tomando en cuenta que la conversación no será una sola vez. Es importante hablarles que nadie vive sin dolor emocional, todos sufrimos ansiedad, tristeza y conflicto, pero existen maneras de hacer frente a las épocas difíciles de la vida.

Es una situación que nadie desea vivir y por ello, hablar del tema, visibilizarlo y trabajar desde el hogar para prevenirla es labor de todos y sin duda, la más importante de todas para proteger la vida humana.


Idalia Solís, Psicóloga Clínica.

Correo: [email protected]

Únicas Guatemala Organización – www.unicasgt.org

Todas las noticias, directamente a tu correo

Recibe todas las noticias destacadas de Relato.gt, una vez por semana, 0 spam.

¿Tienes un Relato por contar y quieres que nosotros lo hagamos por tí?

Haz click aquí
Comparte
Comparte