Fue al ginecólogo y salió abusada imagen

Hay médicos abusadores, por eso Alejandra denunció al suyo públicamente. Un fuerte movimiento se gestó con su voz, se llama chapinas que hablan.

Las opiniones e imágenes de este artículo son responsabilidad directa de su autor.

Fue al ginecólogo y salió abusada




Aquel día, Alejandra llamó a su seguro médico para solicitarles que le refirieran un médico ginecólogo para realizarse un examen.

Estaba preocupada porque su periodo menstrual no llegó en la fecha de siempre. Tampoco estaba embarazada, porque se realizó exámenes de sangre.

Así que le indicaron el nombre y le dieron los datos de un doctor que le aseguraron era muy bueno.

Alejandra usó su seguro médico para ahorrarse unos cuantos quetzales, le programaron su cita y acudió el día que le indicaron.

Cuando llegó, desde el principio sintió como que algo andaba mal en esa clínica, pero no le puso mucha atención.




El doctor (cuyo nombre nos reservamos) le hizo una serie de preguntas normales, como las que se realizan a una mujer cuando acude a un consultorio ginecológico.

Algunas se salían de contexto, dice Alejandra, una de ellas es si había tenido relaciones sexuales con mujeres, por ejemplo. “No le presté interés y le contesté todas con la verdad”.

Después del interrogatorio, el doctor le pidió a Alejandra que se pusiera la bata y se acostara en la camilla.

Me subí y cuando él se sentó frente a mí fue el momento en el que me sentí verdaderamente mal. Ofendida, acosada, abusada. “Qué linda tu vulva, igual que la dueña”, dijo sin ningún tapujo.

En ese momento, Alejandra se quedó callada, sacada de onda, expresa. Pero el examen médico continuó.

Lo que siguió dejó en shock aún más a Alejandra.




Le practicó un examen vaginal con una cámara, que es normal en mujeres que ya han tenido pareja sexual. Antes de introducirla, generalmente los médicos colocan un condón para evitar el contacto directo del aparato con la vagina.

Pero quien atendió a Alejandra, antes de colocárselo a la máquina, lo sopló por dentro y por fuera, se lo puso al aparato y luego se lo introdujo en la vagina.

Me dio asco, asegura ella. “Por supuesto me indigné, pero no dije nada”.

Cuando salí de allí le conté a mi novio todo lo sucedido, pero me callé, no lo denuncié. Sin embargo, hoy me doy cuenta que lo que él hizo fue un abuso sexual.

“¿Por qué decir ese comentario? Se supone que un médico debe limitarse a su trabajo. Yo he ido con varios ginecólogos y ninguno me había tratado así o al menos dicho un comentario de ese tipo”, señala Alejandra, de 24 años de edad.




A raíz de su denuncia y su llamado en las redes sociales a denunciar a los médicos abusadores, todo estalló como una olla de presión, describe la feminista.

Un grupo de mujeres que se denominan #ChapinasQueHablan en Instagram crearon una cuenta, en la cual le informan a otras los médicos que son acusados de abusadores.

#ChapinasQueHablan, en menos de cinco días ya tiene más de 6 mil seguidores y muchas ya han puesto denuncias de abuso, violaciones físicas, verbales y psicológicas de médicos.

El objetivo de que consulten esa página es que la mujeres escriban colocando el nombre del doctor, la dirección y la historia de lo que les ocurrió. Mientras más denuncias se reciban de ese médico más alertas se emitirán contra él y muchas deberán tener precaución de no ir con el denunciado.

Las #ChapinasQueHablan indican que no pretenden destrozarle la vida profesional a nadie, pero si hay una, dos o tres mujeres abusadas por ese doctor debe ser denunciado.

Y no solo es para mujeres víctimas, sino visitadoras médicas que han sido ultrajadas.

Su correo es [email protected]

Alejandra indica que los médicos son selectivos y no tontos, buscan una posible víctima para abusarla.  

Fotos Google

Todas las noticias, directamente a tu correo

Recibe todas las noticias destacadas de Relato.gt, una vez por semana, 0 spam.

¿Tienes un Relato por contar y quieres que nosotros lo hagamos por tí?

Haz click aquí
Comparte
Comparte