En los últimos años, distintos municipios han prohibido la venta y comercialización de productos plásticos. Restaurantes y emprendimientos también se han unido a la causa ambiental para no utilizar las pajillas y bolsas plásticas.

Para los comerciantes y fabricantes, se ha convertido en un problema. Incluso, las mismas municipalidades de los lugares donde hay prohibiciones, aún no encuentran la solución para reducir la contaminación y proteger el medioambiente.

“Las prohibiciones no están resolviendo el problema de raíz, que es la educación en el manejo de los desechos y una cultura cívica de cuidado del medioambiente”, comentó Marcos Arimany, presidente de junta directiva de la Comisión Guatemalteca de Plástico (COGUAPLAST).

COGUAPLAST aglomera a todos los fabricantes de productos plásticos en el país.

Un estudio del Instituto de Investigación y Proyección sobre Ambiente Natural y Sociedad (Iarna) reveló que la mayor cantidad de residuos sólidos en el vertedero de la zona 3 no es plástico.

La caracterización de la basura indica que el 63 por ciento de la misma es orgánica, 14 por ciento corresponde a papel y cartón, 8.1 por ciento a plásticos, 3.6 por ciento a textiles y el resto se divide entre vidrio, madera, hojas, metal, piel y demás.

“Nos damos cuenta que iniciativas como la reducción de uso de pajillas representa un pequeño impacto en el tema. El 92 por ciento de la basura no es plástico”, indicó Arimany.

Para COGUAPLAST, el verdadero problema es la poca responsabilidad del ciudadano y las municipalidades en procesos de separación y tratamiento de desechos sólidos orgánicos.

Además, la carencia de regulación en los basureros municipales y basureros clandestinos empeora la problemática ambiental.

“No tenemos conciencia sobre el manejo de la basura. En algunos lugares se instalan contenedores para reciclar y la gente llega a depositar toda la basura del día sin separar”, agregó.

Sin embargo, COGUAPLAST no se opone a prohibiciones de uso de plástico ni a las iniciativas de restaurantes de reducir su uso. “Cada uno es libre de elegir si quiere pajilla o no, pero debe saber el verdadero impacto de su decisión”, agregó.




El programa "Haz tu parte"

Para COGUAPLAST, la educación es el camino correcto para cuidar el medioambiente. Es por ello que, desde hace ocho años, han puesto en marcha el programa “Haz tu parte”. Este tiene como objetivo crear conciencia del cuidado ambiental por medio de capacitaciones a docentes y alumnos de centros educativos del país.

“Nos basamos en enseñar sobre las tres “R”: reducir, reusar y reciclar”, señaló Arimany.

La primera (reducir) es una práctica que todos pueden aplicar en el día a día. “Consiste en consumir solo lo necesario de agua, de plástico y demás productos”, agregó.

En cuanto a reutilizar, se trata de encontrar un segundo uso a un producto. Por ejemplo, una botella de refresco que luego pueda usarse como pichel. “Este punto requiere de la responsabilidad de las empresas de diseñar productos que puedan usarse otra vez”, expresó.

El tema de reciclaje en Guatemala está todavía en pañales, ya que aún hace falta enseñarle a la población los procesos adecuados para el manejo de desechos.

El programa cuenta con una directora educativa que capacita a los docentes de un colegio o escuela. Estos, capacitan a sus alumnos, quienes llegan a sus hogares y transmiten el mensaje, luego a sus comunidades.

“Haz tu parte” ha capacitado a 2,470 docentes, de más de 450 establecimientos. Ha llegado a más de 75 mil niños de establecimientos de la Ciudad Capital, Mixco, Sacatepéquez, Puerto Barrios, Santa Lucía Cotzumalguapa, Escuintla, Teculután, Quetzaltenango, Huehuetenango y otros.

Se contabilizan más de 2,600 agentes multiplicadores que llevan el mensaje de la estrategia de las 3Rs y a más de 2,000 colaboradores de empresas comprometidas con los programas internos de reciclaje.

Como parte de las actividades, se han instalado centros de acopio de desechos reciclables, programas educativos en tema ambiental, eventos artísticos con materiales reusables, huertos, proyectos de captación de agua de lluvia, jornadas para recoger basura y limpieza de ríos, entre otros.

Los centros educativos son evaluados posteriormente al programa. Los que implementen actividades o programas ambientales con éxito son premiados con el galardón “Bandera Verde”.

En tres ediciones, se ha premiado a 43 establecimientos de Mixco, Sacatepéquez, Quetzaltenango, Puerto Barrios y la ciudad.

Fotos: INCYT, Haz tu parte, OkDiario.


Ver comentarios

Comentarios

Valoración General
0