Siempre he estado segura que no puedo dejar de perseguir mis sueños y que todo lo que realice me debe acercar a las metas que me he trazado. Hace algunos días conocí a Gabriela Borrayo, una instructora de Pole Fitness que acaba de abrir su propia academia.

Inmediatamente cuando comencé la plática me di cuenta de su pasión por la disciplina, nueva en el mundo, mucho más en Guatemala… el país de los eternos tabúes. Lo que pocos ven es que el deporte tiene mucha relación con la técnica de la gimnasia, yoga, ballet y baile contemporáneo.

A Gaby le encanta y a mí me recordó una vez que fui a la federación de Gimnasia para ver a las atletas y entendí el esfuerzo que requiere.

Como todo deporte, es un proceso que inicia desde cero y los más dedicados se van especializando. Gaby ha viajado a México y Estados Unidos para obtener certificaciones que le permiten enseñar sobre el Pole. Las fotografías y videos que circulan en la red le ayudaron a conocer más sobre la disciplina. “Tomé una clase fuera de Guatemala y eso me abrió el mundo” me dijo con toda seguridad.

También quiso demostrar su nivel en competencias internacionales. “Quedé tercer lugar en el panamericano y me motivó ver los resultados que obtuve aunque aún me falta mucho para llegar a lo que quería” compartió.




Me animó a programar mi clase debut. Según ella es el primer paso para enamorarse de la disciplina, sin importar la edad o el peso. Además no necesito llevar una base de cualquiera de los deportes relacionados. Regresé a mi niñez cuando soñaba todos los días con llegar a ser una gran bailarina, no sé por qué mis esfuerzos nunca prosperaron.

Como toda disciplina tiene riesgos de lesiones, pero lo más importante es estudiar a profundidad las distintas técnicas y ser inmensamente insistentes. “Eso me ha llevado a donde estoy” me comentó. Entendí perfectamente cuando me explicó que el deporte lo practica porque la hace sentir libre, fuerte y capaz de hacer lo que se propone. Para ella fue el Pole, para mí el fútbol; no hay mal día que no se pueda solucionar con ello.

Me contó que fue a participar al Mundial en Londres en 2014 y que ha tenido oportunidad de dar talleres en Costa Rica y Estados Unidos. Gaby me dejó con la seguridad que es toda una profesional de la disciplina, y dudo que a ustedes no.

Mis amigos me preguntaban por qué tomar clases de Pole

Recordó que al inicio sus amigos le preguntaban por qué iba a tomar clases de Pole Fitness. " Cuando me fui sintiendo más identificada y me comenzó a gustar tanto, subía fotos o videos y ya no recibí comentarios. Con mis papás pensé mucho cómo decirles que me quería dedicar a esto, pero llegué con un video de una de mis Pole Dancers favoritas que tenía música instrumental y era súper elegante, y entonces entendieron, me apoyaron y luego fueron a ver una presentación y así se rompió el tabú porque vieron que era algo totalmente diferente a lo que se imaginaban", me comentó Gaby.

"Estoy pensando ya en la Pole Expo y si no lo logro para este año cuando todo se estabilice con la academia, trataré de mantenerme en dos o tres competencias al año para darme a conocer pero también mostrar que el Pole en Guatemala tiene un buen nivel”, finalizó .


Ver comentarios

Comentarios

Valoración General
0