Playa, fiesta y un paraíso donde las drogas están a la orden del día. Playa del Carmen y el ingenio de los traficantes para vender estupefacientes. 

Si caminas sobre la 5a. avenida, a primera vista están las grandes tiendas, comercios, restaurantes, y todos los turistas disfrutando del ambiente caribeño de México.

En cada cuadra están los “host”, que te invitan a degustar de la gastronomía de sus restaurantes, que compres un recuerdo típico o degustes de un buen tequila. Pero, ¿quiénes son esas personas que se acercan a los turistas extranjeros y les hablan callado?

Foto: Juan José Muralles 

En cada cuadra hay puestos donde ofrecen tours e información de los lugares turísticos de la Riviera Maya. “Aquí, a voces se sabe que existe narcomenudeo”, menciona un vendedor de artesanías.

Dentro de la multitud hay hombres que se acercan a los turistas y con una voz tenue mencionan en inglés: “Do you wanna get high”, “Want drugs, dude”, “Want a joint”. O están aquellos que prefieren el español: “Quieres éxtasis, marihuana, ácidos o coca”.

Confundidos entre los que venden tours y todas las personas que llegan a pasar unas vacaciones de ensueño, esperan que sus víctimas les hagan caso. “A veces piensan que son de nuestro gremio; hay unos que sí venden ambas cosas, tours y drogas, pero hay vendedores de tours que no tienen nada que ver con esto”, afirma un vendedor de tours sobre la 5a avenida.

Foto: Juan José Muralles 


Existe la oferta y la demanda. Hay personas que si compran, es porque ciertos individuos promueven las drogas en Playa del Carmen”.

Peligro o estilo de vida. “Hace años hubo un tiroteo en una disco, pero las autoridades no esclarecieron el crimen. Al final, la venta de drogas es un secreto a voces en Playa del Carmen”, asegura otro vendedor, quien prefirió el anonimato. 

De día o noche, la localidad sabe que en sus calles existe un problema grave, al cual muchos prefieren no ponerle atención. “Muchos le tienen miedo a estos vendedores, pues al final no sabe si lo controlan a uno; al final no se sabe si muchos de ellos tienen pactos con los clubs o la misma policía. Prefiero no meterme a explicar más”, relata Jorge, quien vive en el lugar.

Si eres de los que no consumes drogas, seguir tu camino es lo mejor que puedes hacer. “En Playa del Carmen hay mucho para hacer, lastimosamente las drogas han destruido un poco esa tranquilidad que teníamos antes. El lugar es sinónimo de fiesta y diversión; al final, hay personas que vienen aquí a consumir las drogas e irse de fiesta. Pero también están aquellas personas que vienen a mi país por los lugares turísticos que tenemos”, comenta otra residente.

Guatemala no es la excepción

El 3 de abril, integrantes del Ejército y de la Policía Nacional Civil habían desplegado un operativo para ingresar en el caserío Nuevo Cajolá, para detener un cargamento de drogas que, según las investigaciones, había sido descargado de la avioneta que aterrizó de manera ilegal.




Los radares de la Fuerza Aérea Guatemalteca detectaron el aterrizaje de la aeronave en la reserva natural Manchón Guamuchal, Retalhuleu.

Las fuerzas de seguridad no pudieron ingresar al lugar porque grupos armados impidieron que estas confiscaran la nave y realizarán los protocolos correspondientes para detener el cargamento.

Otro suceso similar sucedió en la madrugada del 8 de mayo, cuando miembros del Ejército trataron de ingresar a la aldea Siete Cerros Salinas, Rubelsanto, Alta Verapaz, donde los radares de la Fuerza Aérea Guatemalteca localizaron otra avioneta. 

Al llegar al referido lugar, las fuerza armadas no pudieron ingresar rápidamente porque pobladores armados les impidieron El Paso. Fue hasta la mañana siguiente que las fuerzas de tarea localizaron la nave quemada.

La plataforma de radares del Ejército detectó el vuelo no reportado desde las 23:00 horas del 8 de mayo.

Geovany Pérez, vocero del Ejército, informó en ese entonces que los comunitarios armados impedían el ingreso al lugar. 

Un informe de Insight Crime dice: “Guatemala tiene la mayor población de Centroamérica y además la economía más grande de la región, pero también una élite económica intransigente, una burocracia militar ambiciosa y un Estado débil que ha dejado el camino libre al crimen organizado, sobre todo después del retorno de la democracia”.

Leer informe: Élites y Crimen Organizado

El crimen organizado ha llevado sus tentáculos a todo el sistema político, involucrándose hasta en los partidos proselitistas. Un claro ejemplo es el suceso más reciente con el excandidato del partido político de la UCN, Mario Estrada, quien fue apresado por la DEA, en Miami, por intentar llevar a cabo el asesinato de contrincantes políticos y pedir dinero al supuesto cartel de Sinaloa.




Ver comentarios

Comentarios

Valoración General
5