Su historia

Isabel Velásquez nació en julio de 1998, en la Ciudad de Guatemala. Su primer encuentro con la escritura fue a los 12 años, pero fue con el tiempo que descubrió su pasión por las novelas.

Foto: Alejandro Vitola

Su inspiración comienza con la muerte de un familiar, golpe que la hizo comenzar a escribir a tal punto de utilizarla como catarsis. Para ese entonces se había percatado de que no solo el dolor podía convertirse en letras, sino todo.

Velásquez comenta que al inicio le interesaba mucho el romance, pero con el tiempo fue leyendo más novelas policíacas y thrillers. Esto dio paso a su elección en el género de Déjame libre, pues la escritora decidió tomar como reto la escritura de una nueva novela con temas distintos a los que ya había tocado antes.

Inicios de Déjame libre

“Cuando tenía 7 años, me desperté de una pesadilla en la madrugada. Soñé que había tres hombres que querían secuestrarme, fue traumático. Tres años después volví a soñar lo mismo, pero esa vez ya conocía a los secuestradores, pues eran los mismos del sueño anterior”, expresa Velásquez.

Y fue así como inició la idea de esta novela recién lanzada, con el objetivo de plasmar en letras una historia que muestra la realidad vivida no solamente en Guatemala, sino quizá en toda Latinoamérica.

Libro

Déjame libre es un libro que contiene temas como la violencia contra la mujer, la inseguridad, la adolescencia y la repercusión de los patrones de conducta familiares en las futuras generaciones.




Narrado en primera persona, invita al lector a que se convierta en el personaje y experimente lo que siente Melisa, protagonista de la novela.

El proceso de la creación de la obra duró aproximadamente un año. Durante ese tiempo, el esfuerzo fue muy constante por parte de Velásquez y Alejandro Vitola, su editor.

“No había tenido una experiencia editando este tipo de textos. Fue algo maravilloso, que conllevó muchas horas de trabajo, pero que nos ha recompensado con los resultados”, agrega Vitola.

"Apasionada" es la palabra que utiliza Velásquez para describirse, ya que al momento de iniciar cualquier proyecto lo hace con toda la gana y perseverancia. Déjame libre es un ejemplo claro de ello.

Consejo de Velásquez 

“Amen lo que hacen. Si lo realizan con toda la pasión, va a ser difícil que alguien no se fije en eso. Es importante que en nuestro país le demos su lugar a la cultura, ya que es algo básico para vivir y enriquecernos”, explica la escritora.

Esta historia comenzó como una catarsis y terminó siendo parte fundamental de la vida de Velásquez. Su libro le permitió hacer realidad un sueño que desde niña había deseado.

“Quiero ser una escritora guatemalteca que aporte algo nuevo a la literatura nacional”. - Isabel Velásquez.

Ver comentarios

Comentarios

Valoración General
5