Los gatos que curan

Cuando llega la tercera edad, muchos deciden evitar el proceso de cuidado, y no hablo de las personas que la experimentan, sino de sus propios familiares. Este es el caso de varios ancianos refugiados en Catalina Springs Memory Care, lugar que ha tratado de crear un buen ambiente para ellos.

A pesar de que las condiciones de la institución, los hacen sentir cómodos, hay algo que les hace falta, la compañía.

Un refugio de animales tuvo la idea de acudir al asilo y crear un espacio en el que los ancianos pudieran compartir con los gatitos, también abandonados. Aunque para algunos puede parecer peculiar que los adultos mayores, quienes necesitan que cuiden de ellos, tengan la tarea de cuidar a los pequeños gatos.

El motivo principal de esta acción es porque las personas refugiadas en ese asilo sufren problemas como Alzheimer. También, para ellos es muy dolorosa que nadie llegue a verlos y darles una caricia al menos. Esta nueva iniciativa permite que tanto los ancianos como los gatitos se sientan reconfortados unos con los otros.




El momento esperado

Muchas de las personas del asilo esperan ansiosamente el momento de la llegada de los gatitos, ya que con los juegos y mucho cariño, logran sentirse más felices.

Las imágenes hablan por sí solas. 

Fuente: Marciano


Ver comentarios

Comentarios

Valoración General
0