Su nombre es Kevin González y a sus 35 años es un excelente esposo, padre y, además, exitoso emprendedor. Su empresa, Molvu Electronics fue fundada en el año 2012 y, hoy, después de 6 años, el éxito sólo ha ido en aumento. Su historia, además de inspiradora, es símbolo de valentía y atrevimiento.

Todo comenzó con uno de los primeros empleos de Kevin, en el que trabajaba instalando centros digitales para comunidades. Su trabajo estuvo tan bien hecho que, al cabo de un tiempo, la empresa le regaló a Kevin un viaje a Corea y ¡Aquí fue el inicio de un sueño!



A este viaje le acompañó su esposa y su primer hijo de 3 meses. Sin trabajo, sin un lugar en donde quedarse y con una cantidad de dinero limitada, se fue a la aventura que cambiaría sus vidas. 

Kevin relata que al llegar al otro continente, recibió –sin esperar- una llamada de un amigo que le preguntó si aún se dedicaba al negocio de la tecnología. Kevin, como buen chapín chispudo, le respondió que sí y aprovechó para decirle que se encontraba cerca y que sí gustaba podrían reunirse.

Kevin con su esposa e hijo

Una vez más y, sin nada entre manos, Kevin tomó un tren con rumbo a Hong Kong y mientras viajaba empezó a formular y conceptualizar lo que sería su empresa.

La historia del nombre de su actual empresa es peculiar, pues, nace de una aplicación que a través de un juego de sopa de letras presenta una serie de combinaciones de la cuál nace Molvu.



La primera reunión de Molvu fue un éxito, ya que, las primeras 50 tablets le fueron encargadas. Kevin no tenía el presupuesto ni los recursos para desarrollar este pedido, pero, el ingenio pudo más y finalmente lo logró. Ese primer pedido, se tradujo pronto en un segundo pedido, esta vez de 500 tablets. 




El problema al que se enfrentaba Kevin, ahora, era la falta de capital para poder cubrir este segundo pedido. Él vendió el único activo del que disponía en ese momento, que era su propia marca personal es decir, que era una persona de fiar. Así que, para este segundo pedido se atrevió a pedir un adelanto. La persona que le contactó tuvo tan buenas referencias Kevin, que accedió a pagar por adelantado y así fue capaz de sacar adelante su segundo pedido.

Ahora sí, Kevin tenía el capital para invertir. Lo importante ahora sería saber dónde y cómo hacerlo de forma estratégica. 

Así que se fue junto a su esposa y su hijo a Shenzen, un lugar barato, limpio y “chilero”. Esta zona era sumamente local así que, Kevin y su familia eran los únicos extranjeros, lo cual provocó que sus vecinos sintieran curiosidad por conocerles.



Fundaron la fábrica y curiosamente sus vecinos eran vendedores de piezas para aparatos de tecnología. La calidad de las piezas era buena y los precios también. Así que Kevin exploró un poco más sobre esta opción y finalmente decidió hacer negocios con ellos y probar el resultado final. Las tablets rendían bien. Así que Kevin se arriesgó y continuó arriesgándose, como hasta ahora lo había hecho. Hasta hoy, el pedido más grande que Molvu ha tenido ha sido de unas 60 mil unidades, comenta Kevin.

Cuando le preguntamos a Kevin cuál era la clave del éxito, respondió que fue lograr que su producto tuviera una identidad y esa es la guatemalteca, asegura este joven emprendedor. 

Kevin cuenta la historia de su técnico principal como un símbolo de lo mucho que busca incorporar a Guatemala en su empresa. Durante un proyecto de reparación en casa, Kevin contrató a un ayudante, las vueltas de la vida le llevaron a conocerle y finalmente a contratarle. Después de haberle dado entrenamiento, ese guatemalteco se ha convertido, en su técnico principal. 

Es por esto que Kevin no tiene reparo en decir que Molvu es ¡Una empresa orgullosamente guatemalteca!



Al día de hoy, Molvu cuenta con una sede en Shenzen y otra en Guatemala, que se ubica en el Tec II provee a Estados Unidos, Centro América, El Caribe y América del Sur. Pero, sobre todo, es un ejemplo de que soñar en grande y arriesgarse en grande es posible. Esta misma filosofía continúa aplicando Kevin en Molvu, tanto que, asegura que pronto deslumbrará una vez a los guatemaltecos con ideas que innovarán la forma en la que lidiamos con la tecnología.  




TRADICIONES NAVIDEÑAS

¿Sabes desde hace cuánto la Sexta Avenida es un centro de reunión navideño? Descarga el álbum que Relato te comparte para mantener viva nuestra cultura y entérate de esta y otros lugares para celebrar en esta época.



Ver comentarios

Comentarios

Valoración General
5