Dejó Guatemala tras conocerse que habría cobrado ilegalmente US$118 mil como asesor del Ministerio Público, luego acompañó a la prófuga, Thelma Esperanza Aldana, durante su huida a El Salvador. Hoy, con un caso penal en su contra, forma parte de la comitiva de Alejandro Giammattei, en su visita a Colombia, como asesor de seguridad.

Actualmente, tiene un caso abierto por el cobro de US$118 mil al Ministerio Púbico durante la gestión de Thelma Aldana. De acuerdo con la denuncia, José Carlos Marroquín, habría realizado el cobro desde los Estados Unidos sin presentarse a laborar en el MP, lo que fue considerado como una “plaza fantasma” por las autoridades.

En 2016, parte de los US$30 millones de un préstamo que dio el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) fueron usados por Aldana para pagar a Marroquín. Todo como parte del programa de “Desarrollo de un Compendio de Buenas Prácticas y Lecciones Aprendidas en el Fortalecimiento de las Capacidades de Investigación y Persecución Penal Estratégica; por medio del MP como unidad CoEjecutora”. Según la denuncia, Marroquín no podía ni debía hacer cobros por asesorar al MP y menos fuera de Guatemala, pues según se estableció su labor era “hablar bien de la gestión de Aldana, en Washington DC”.

Para algunos analistas, la presencia de Marroquín en la comitiva de Giammattei, es poco consecuente con la trayectoria del ex asesor de Thelma Aldana, conformado Por militares que los mismos grupos de izquierda  afines a Aldana catalogan como las viejas estructuras militares del crimen organizado. De momento, y por no tratase de una comitiva oficial de gobierno, habrá que ver cuál será el rol de Marroquín, en el gobierno de Giammattei, asegura el analista Renzo Rosal.

“Cuando vi su nombre en la comitiva me pareció una figura demasiado camaleónica, no consecuente con nada, ya que Marroquín pasa de una propuesta a otra sin pena alguna”.- Renzo Rosal.

Además, fuentes extraoficiales aseguran que José Carlos Marroquín, durante su estancia en El Salvador, se dedicó a gestionar la creación de un Centro Regional de Inteligencia junto a la exprecandidata Thelma Aldana. El objetivo de este instituto sería la investigación de casos en Guatemala y Centroamérica, financiada por agencias internacionales. Sobre este tema Ricardo Méndez Ruíz, de la Fundación Contra el Terrorismo asegura que estas acciones son totalmente ilegales y van en contra de las instituciones de gobierno que ya realizan este trabajo, como  el Ministerio Público. 

"Alejandro Giammattei lo que nos hizo es una estafa política, pues en ningún momento ofreció la creación de instituciones de este tipo y menos que estas fueran administradas por personajes como José Carlos Marroquín. Fuimos contra Thelma Aldana y Marroquín y ahora nos sale con que este individuo es su asesor de seguridad, es una verguenza". Ricardo Méndez Ruíz. 

Respecto a sus capacidades para integrar una comisión en temas de seguridad, su trayectoria también es bastante cuestionable. “Hasta donde yo sé, él tiene experiencia en el área de comunicación no de seguridad”, asegura Rosal.

Sobre su situación legal y un posible cargo dentro del gobierno, abogados consultados aseguran que esta no presenta ningún obstáculo para ocupar un cargo público. Para el abogado César Calderón, en este y cualquier caso prevalece la presunción de inocencia y él puede asumir un cargo público siempre y cuando no exista una prohibición explícita de un juez.




Para Calderón, Marroquín puede estar denunciado, tener un proceso abierto, pero, en caso de ser elegido por Giammattei, puede asumir pues una denuncia o un proceso con solo eso. El jurista asegura que, aunque riñe con la moral y la ética, la situación de Marroquín es más un tema que se enmarcó con la moral y la ética.

“Puede iniciarse un proceso en su contra, y allí podría ser ligado, y aunque sea ligado, podría asumir un cargo. Solo si un juez se lo prohíbe cambiarían las cosas”.- César Calderón

El camaleónico José Carlos Marroquín

Su vida ha estado marcada por la controversia, intriga y vínculos con funcionarios públicos y candidatos presidenciales. Primero fue la pareja de la Unidad Nacional de la Esperanza, Álvaro Colom y Sandra Torres, a quienes sirvió como jefe de campaña. Sin embargo, luego de desavenencias con ellos y un presunto atentado en su contra, huyó a los Estados Unidos.

Antes de huir, señaló a dirigentes de la Unidad Nacional de la Esperanza de ser los interesados para causarle daño. Luego, se asiló en los Estados Unidos. Y, fue desde allí, cuando comenzó a cobrar dinero del erario público por asesorar a Aldana y hablar bien de su gestión.

Tras la salida de Aldana de Guatemala, luego de que le fuera negada la inscripción como candidata presidencial, Marroquín se le unió en El Salvador. Desde allí, colaboró con la estrategia digital para defender a la defenestrada Aldana y apoyar a los diputados del partido que buscaba postularla, Grupo Semilla.

Uno de los momentos cuando Marroquín cobró mas notoriedad fue cuando Aldana intentó ingresar a Honduras y el acceso le fue denegado. Allí, junto a Aldana estaba Marroquín, su fiel compañero.

Hoy, contra todos los pronósticos, Marroquín ha vuelto a la palestra pública. Esta vez colgado de Alejandro Giammattei, quien ha preferido jugar a inocente o enviar un mensaje a los guatemaltecos, Marroquín vuelve a los círculos de poder para hacer lo que mejor sabe “ser el camaleón ver la politica”. 


Para conocer la versión de Alejandro Giammattei y las razones de incorporar a Marroquín en su comitiva durante la visita a Colombia, Relato intentó comunicarse con el presidente electo pero este no respondió a nuestra solicitud. 



Ver comentarios

Comentarios

Valoración General
5