A las 10:00 de la noche, Joel González, su esposa y dos niños se conducían en un auto mecánico por la cuesta de Las Cañas hacia Antigua Guatemala.

Había niebla, pero no llovía. Sin explicación, el carro comenzó a resbalar y estuvo a centímetros de caer hacia un barranco, afortunadamente un árbol lo impidió.

“No encuentro explicación a lo que pasó. Creo que se trató solamente de la forma en que están hechas las curvas”, comentó Joel.

El incidente terminó solo con daños materiales, ya que chocaron contra un árbol. Historias como las de Joel, son el pan diario de quienes circulan en esta ruta que muchos han llamado “mortal”.

Kilómetros mortales

La Cuesta de Las Cañas es una carretera que conduce desde los municipios de San Lucas y Santa Lucía Milpas Altas hacia Antigua Guatemala.

Se caracteriza por un descenso pronunciado, desde aproximadamente el kilómetro 32 de la Ruta Nacional 10 hasta el ingreso a la ciudad colonial.

El trazado y las curvas de este camino lo convierten en uno de los más peligrosos de Guatemala, por lo que a diario suceden colisiones, buses volcados, derrapes y demás, tanto hacia Antigua como a la capital.

Te puede interesar: Salió de su casa por la mañana, sin saber que una curva en la carretera iba a cambiar su vida

De acuerdo con la Dirección General de Protección y Seguridad Vial (PROVIAL), las causas de accidentes en este sector son el exceso de velocidad, los desperfectos mecánicos y el asfalto mojado.

Los Bomberos Municipales y Bomberos Voluntarios atienden, al menos, un accidente diario en Las Cañas, muchos de ellos con saldos mortales.

En poblados cercanos a la carretera, el límite de velocidad es de aproximadamente 30 kilómetros por hora, mientras que en el trayecto es de 50 kilómetros por hora.

A pesar de los límites establecidos, automóviles y vehículos de transporte pesado descienden a velocidades que llegan hasta los 100 kilómetros por hora.

“Por las noches, no hay postes ni iluminación, únicamente las señales fluorescentes en el asfalto”, explicó José Andrés Hernández, quien sufrió un accidente durante la Semana Santa.

En todo el trayecto existen rampas de emergencia con arena, señales de tránsito que indican los límites de velocidad, curvas peligrosas y kilómetros.

Por la noche, la carretera no cuenta con postes de luz, pero sí con señales fluorescentes en el asfalto. En las áreas cercanas a los pueblos y Antigua, existen reductores de velocidad.

En abril de 2018, la Unidad Ejecutora de Conservación Vial (COVIAL) instaló nuevas señales de tránsito verticales y reparó las que existían, que estaban dañadas en la cuesta.

Además, constantemente se le da mantenimiento a las rampas de emergencia que se ubican en toda la bajada, para automóviles que hayan perdido los frenos.

“Pocas personas las usan, porque de noche no se ven y es cuando más accidentes suceden”, agregó Hernández.

Otro tipo de accidentes en la cuesta son los atropellamientos de personas y animales, específicamente de perros.

“Muchos amigos se han accidentado tratando de esquivar algún animal que cruza la calle”, narró González.

Los buses sobrecargados y a velocidades extremas, también han sido objeto de accidentes que han dejado cifras mortales.

Poca educación vial




A pesar de lo peligroso de la cuesta, muchos accidentes ocurren por la irresponsabilidad del mismo guatemalteco al manejar.

Recientemente, 25 motoristas fueron multados por la Policía Municipal de Tránsito (PMT) de Santa Lucía Milpas Altas e identificados en un operativo de la Policía Nacional Civil (PNC), luego de que pobladores denunciaron que realizaban carreras clandestinas.

Los motoristas circulaban a altas velocidades y en sentido contrario a la vía de la cuesta, alrededor del kilómetro 34.5 de Antigua hacia la ciudad.

“La vía pública no es para carreras y mucho menos para poner en riesgo a los demás usuarios”, señaló la PMT de Santa Lucía Milpas Altas.

Cada piloto fue sancionado con Q25 mil, por infringir la Ley de Tránsito.

Los vecinos comentan que estas actividades son comunes, las cuales ponen en riesgo a quienes caminan por el lugar.

Además, mencionan que los vehículos no respetan los pasos peatonales, los límites de velocidad ni las recomendaciones para frenar con motor. Muchos accidentes, también ocurren por pilotos que conducen en estado de ebriedad.

Una explicación sobrenatural

Muchas son las leyendas que existen en torno a la peligrosidad y mortalidad de esta carretera, especialmente durante las noches y las madrugadas.

Debido a la gran cantidad de personas que han perdido la vida en esa cuesta, los antigüeños y pobladores cercanos mencionan que sus almas aún deambulan por el lugar.

“Dicen que por el Parque Florencia, una mujer vestida de blanco se aparece en la carretera y pide jalón. Algo sucede en ese momento que causa que el conductor pierda el control”, refiere Hernández.

Te puede interesar: No la dejes morir

“A nosotros se nos apareció una figura negra en medio de la carretera, por esquivarla, mi esposo perdió el control y el carro volcó, afortunadamente, nadie murió”, narró Lidia Contreras, quien aseguró que es el alma de alguna víctima.

“Algo pasa en ese lugar. Tanta muerte que ha habido, lo cual causa que transitar por las noches sea más peligroso, más si llueve. Yo siempre rezo”, explicó Hernández.

¿Qué indica la ley?

El Reglamento de Tránsito prohíbe terminantemente alterar, destruir, deteriorar o remover señales de tránsito. Se sanciona con una multa de Q1,000.

La autoridad de Tránsito puede retener la licencia o el vehículo a quienes conduzcan bajo efectos de licor, estupefacientes o drogas, así como a los implicados en un hecho de tránsito, en el cual resulten lesionados o fallecidos.

Por circular en contra de la vía señalizada o autorizada, la multa es de Q200, así como por no utilizar luces de emergencia o transitar con llantas lisas.

La multa por no cumplir los límites de velocidad máxima es de Q300. Por transportar más personas de las que caben en un auto o en el exterior de las unidades de transporte público, la sanción es de Q500.

La multa por utilizar la vía pública para las carreras, los concursos o actividades similares, sin el permiso correspondiente por cada conductor que participe es de Q25 mil.

Conoce la Ley y Reglamento de Tránsito, aquí.

Para evitar accidentes en la ruta, la PMT y PNC colocan frecuentemente operativos en las áreas cercanas a los poblados. Aún no se conocen las cifras de cuántos accidentes ocurren en el sitio. 

De enero a abril de 2019, se registraron 2 mil 121 accidentes de tránsito en el país. Estos causaron la muerte de 609 personas y dejaron 2 mil 712 lesionados, según estadísticas del Departamento de Tránsito de la Policía Nacional Civil (PNC).

Autoridades de Tránsito recomiendan al guatemalteco viajar con precaución y respetar los límites de velocidad, en especial en temporada de lluvias.

Fotos: PROVIAL, Municipalidad de Santa Lucía Milpas Altas, Bomberos Voluntarios de Antigua, Bomberos Municipales Departamentales, Elena Gaytán.


Ver comentarios

Comentarios

Valoración General
5