Relato por Cristian Ramírez y Juan José Muralles. 

Los artistas viven de los aplausos, pero ¿qué sucede cuando estos desaparecen? El arte en Guatemala ha sido la última prioridad de los gobiernos y ahora más cuando existe una crisis sanitaria.

Los teatros han bajado los telones, no existen conciertos y los bares que apoyan a los artistas independientes están por quebrar.

El arte, parte fundamental de una sociedad (en otros países), pero en Guatemala no es prioridad en la agenda política. Solo un grupo selectivo de artistas puede trabajar en lo privado o el Estado para seguir demostrando su talento ante la sociedad.

¿Qué sucede con los artistas que no tienen un lugar para seguir trabajando? Este cuestionamiento surge a raíz de la crisis sanitaria que se vive en el país, ¿cómo van a sobrevivir? ¿Quién vela por ellos? ¿El actual gobierno contempló esta parte de la sociedad para su ayuda?

Son preguntas sin respuestas contundentes que hoy pasa una factura cara a los artistas guatemaltecos independientes.

El Instituto de Previsión Social del Artista Guatemalteco (IPSA) se creó por medio del Decreto Legislativo 81-90 en 1990 con el objetivo de proveerles servicios de pensión, médicos y funerarios.

¿Qué están haciendo los diferentes gremios artísticos ante la crisis?

Una ayuda que no existe.

Rebeca Morales (Rebesalsa) presidenta de la Asociación de Cantantes Profesionales de Guatemala, una agrupación con más de 165 miembros, ha buscado la manera de ayudar al gremio ante la crisis.

“Esto nació a raíz de que el gobierno no previó el problema en el sector cultura. La desesperación ha aumentado por la necesidad de buscar una ayuda ante esta crisis”. “Hay muchos colegas que ya tienen una edad avanzada y no les dan fácilmente en ningún lugar empleo”, dijo la cantante. 

Hoteles y bares cerrados han dejado en la calle a aquellos que con su voz amenizan una tarde o noche. “Empecé a pedir apoyo a los compañeros, conocidos y amigos que me dieran contactos y así buscar una solución para no dejar en el olvido a nuestros artistas”.

Tras solicitar ayuda durante 2 días, Rebeca logró recaudar Q3 mil, un aporte económico que ha beneficiado a los artistas. “Cerca de mi casa hay un supermercado, en donde fui con mi hermano y compramos 30 bolsas con víveres”.

“Ver sus rostros de alegría es un sentimiento inexplicable”.

Morales expresó que su principal motivación es ayudar a su gremio y que no espera más de las autoridades. “He llamado al MIDES, he enviado cartas y nunca hay una respuesta. Es un desastre”. “Nosotros somos un ente importante ante la sociedad que no ha querido reconocer ese derecho”.

“El artista no pide nada y damos mucho a cambio”.

Rebeca espera continuar ayudando durante la crisis del coronavirus para que las instituciones ayuden a los artistas. “Esperamos que le pongan atención a todas esas cartas que he enviado, mientras seguiré ayudando”.

Si deseas ayudar puedes depositar a la cuenta monetaria 14-0000818-5 del Banco GYT Continental, a nombre del Sindicato Nacional de Cantantes y luego enviar foto del depósito al WhatsApp 5512-7747.

Los otros olvidados

En redes sociales, la situación de diversos artistas y talentos de Guatemala llamó la atención de los usuarios. El hashtag #SoyArtistaYnoCuentoConelIPSA se volvió una tendencia entre los actores, músicos, pintores y sus conocidos.

Entre las publicaciones, las denuncias contra la institución formaron parte de las historias que acompañaban fotografías con toques artísticos para dar a conocer su situación y la falta de apoyo por parte de IPSA durante la pandemia, además de las dificultades para lograr ingresos.

El Organismo Legislativo ya conoció la situación que viven los artistas del país. Samuel Pérez, diputado por la bancada Semilla, afirmó: “El seguro para emergencias que propusimos abarca más de Q7 millones. Creo que el enfoque de apoyo a los programas por parte del Presidente y el Ejecutivo ha sido inadecuado, incluso clientelar. También deja afuera a grandes sectores de la población que se van a ver afectados”.

El legislador destacó que las áreas que se han visto más afectadas por la falta de apoyo por estos programas destacan: “Las clases medias, artistas, una gran parte de la economía informal, trabajadores por cuenta propia y desempleados”. Aseguró que el error radica en “focalizar mal los programas de apoyo”. 

“Nos juntamos con varios artistas para evaluar la situación con el IPSA y otras ayudas que han implicado exclusión por el Ejecutivo hacia el artista por no ser considerado, lamentablemente, como economía formal. Vamos a estar pendientes de la fiscalización, porque pareciera haber algún indicio de problemas que no están llegando a todos los afiliados y algunos requisitos que piden y que implica en exclusión”, mencionó Pérez.




Junto con los diputados Alberto Sánchez y Román Castellanos, de la bancada Semilla, Pérez afirmó que estarán haciendo requerimientos de información del IPSA para “ver si realmente están focalizando bien y dando el apoyo necesario. Tomaremos acciones de fiscalización fuertes hacia esta institución para que los artistas obtengan ayuda durante esta crisis”.

¿Qué dice IPSA?

Su presidenta Isabel Trejo respondió acerca de los cuestionamientos de muchas personas a dicha institución.

“Nosotros damos Q1,000 a los afiliados. A raíz de la crisis y en una asamblea general se les indicó que se les pagaría porcentualmente, ya que no se ha generado mayor ingreso”.

Los afiliados reciben actualmente Q500 por prestaciones de jubilación debido a la crisis sanitaria. Trejo aseguró que no se va a suspender o bajar la pensión cuando la crisis finalice.

Al preguntarle sobre ¿qué artistas pueden formar parte del IPSA? dijo: “Todo artista nacional de las diferentes ramas del arte puede afiliarse a IPSA siempre y cuando demuestre su autenticidad”.

“Deben presentar un currículum y llenar los requisitos de ley y reglamentos”.

Algunos de los requisitos que piden son nombre completo, nombre artístico y su currículum artístico para demostrar en dónde han trabajado como artistas.

“Tenemos becas estudiantiles para los hijos de los afiliados en el área de preprimaria y primaria. También hemos impartido cursos de profesionalización a los afiliados avalados por la Universidad de San Carlos de Guatemala con profesores de Cuba y nacionales”.

Al tocar el tema del presupuesto, Trejo indicó que es un tema delicado. Agregó que no reciben ayuda de ningún ministerio ni manejan fondos públicos.

“Mantenemos un promedio de 350 jubilados al mes y cada uno recibe Q1,000, además de pagar al personal, a los profesionales y gastos varios. Nuestro presupuesto no puede bajar de Q650 mil a Q700 mil al mes”.

Se cancelan Q350 mil al mes solo en pago de pensiones. Al año la institución desembolsa Q4 millones 200 mil de pensiones.

“Espectáculos públicos nos generan 50 por ciento aproximadamente de ingresos para cubrir nuestros gastos. Ahora que está suspendido ese es el problema por el cual no tenemos ingresos”.

Trejo mencionó que también existen pólizas de importación de material artístico que en las aduanas respectivas cobran un porcentaje. “Pagan en IPSA su timbre, si no cancelan no les dan su mercadería”. “Pero por la emergencia les están liberando la mercadería sin que paguen el timbre”.

Dicho pago está bajo la forma 80. “Establecido el pago del Timbre de Garantía Artístico en lo que se refiere a la importación de discos, pistas, jingles, etcétera”, regulado en el Formulario Aduanero de la SAT.

Al cuestionarle sobre la campaña #NoTengoIpsa, creada para rechazar la gestión de la institución, mencionó: “Si una asociación ingresa una solicitud de afiliación debe llenar todos los requisitos de la ley y reglamento de afiliación”, “ha habido un par de asociaciones que no las han llenado”.

En el caso de los actores, Isabel Trejo señaló que en IPSA están representados por la Asociación Nacional de Actores y Técnicos. “Las personas que están haciendo esa campaña negra en contra de nosotros, el 90 por ciento no está afiliado a una organización y tampoco aquí”.

“El derecho para tener beneficios es estar afiliado”. “El artista nacional paga Q20 de timbre al mes para tener derecho a trabajar donde lo contraten”.

Dicho timbre es para Trejo un aval que representa que son artistas. “Es un impuesto privativo de la institución. Los demás profesionales pagan su timbre, entonces el artista debe pagarlo para calificarse como artista”.

Trejo afirmó que este timbre es para certificar a los artistas que son empíricos.

Los artistas que tienen una trayectoria de años en Guatemala son reconocidos profesionalmente por la institución, pero para obtener un beneficio del IPSA deben estar legalmente afiliados. 


Ver comentarios

Comentarios

Valoración General
0