Desde que inició la pandemia en el país, el Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (IGSS) implementó el servicio a domicilio de medicamentos. Pese a que tuvo un comienzo complicado, ahora es la única institución de salud que entrega medicina en los domicilios.

El objetivo del IGSS era resguardar la salud de los adultos mayores, quienes forman parte de los grupos de personas más vulnerables por el COVID-19. Por ello, implementó el servicio de courier en los tres Centros de Atención Médica Integral para Pensionados (CAMIP).

La entrega de medicamentos es para todos los pacientes de los CAMIP de Pamplona, Zunil y Barranquilla, en el departamento de Guatemala.

Los CAMIP forman parte del proceso de modernización del IGSS con el fin de brindar servicio a los pensionados, jubilados y beneficiarios. Los pensionados son los afiliados que adquirieron dicha calidad mediante resolución firme, tienen derecho a recibir pensión por invalidez, vejez o sobrevivencia.

El doctor Diddiar Súchite, coordinador de la Consulta Externa del CAMIP 3 Zunil, explicó que entre los pensionados no hay únicamente personas de la tercera edad. Sin embargo, indicó que aproximadamente el 80 por ciento de los pacientes sí son adultos mayores.

Cabe resaltar que el servicio a domicilio está siendo únicamente aplicado para los CAMIP. Para los pacientes activos, que son los que están laborando en este momento, no se utiliza este procedimiento, en sus casos tendrán que abocarse a los centros donde estén asignados según sus necesidades.

¿Cómo obtenerlos?

Súchite señaló que lo que empezaron a hacer para el cuidado de las personas es la telemedicina, debido a que se le llama al paciente según la cita que tenía programada.  Verifican que sus datos de dirección sean los correctos que aparecen en el sistema y se le brinda asesoría e información general de los medicamentos que se les enviarán.

“Como a la mayoría de los pacientes ya los estábamos revisando es como un seguimiento a la consulta previa. Se les está enviando medicamento para 3 meses a todos los pacientes para que tengan lo necesario hasta que llegue la fecha de la próxima cita”, dijo el coordinador de la Consulta Externa de Zunil.

El courier que se contrató para la entrega de medicamentos es Cargo Expreso S.A., según el portal Guatecompras.

Para los pacientes se han abierto varias líneas de comunicación, llamadas telefónicas al 1522, números de WhatsApp y se habilitaron correos electrónicos. Aparte de ello, se puede llegar presencial al momento de que ninguna de las otras vías haya sido efectiva y pueden enviar a algún familiar a recoger las medicinas. 

Actualización de datos

A los pensionados o jubilados que cambiaron de domicilio o número de teléfono y no se les ha podido enviar los medicamentos, se les está pidiendo que actualicen sus datos a través de la página web del instituto www.igssgt.org e ingresar a la opción “actualización de datos”.

También se pueden comunicar por WhatsApp y correo electrónico:




  • CAMIP Pamplona: 4509-3659
  • camippamplonaigssgt.org
  • CAMIP Zunil: 4851-1001, 3757-0431 y 3757-0421
  • camipzunil@igssgt.org
  • CAMIP Barranquilla: 3757-2520, 3757-2666 y 3757-2635
  • camip2barranquillaigssgt.org

Alta demanda

A finales de abril algunos medios de comunicación resaltaron que la ventanilla de despacho de fármacos del CAMIP presentaba una alta demanda de personas, quienes pese a las restricciones de salir de casa llegaban a diario a las clínicas para reclamar las medicinas que no estaban llegando a las residencias.

El coordinador de la Consulta Externa de Zunil indicó que efectivamente existe una alta demanda de medicamentos. Explicó que en los sistemas de salud siempre hay un cierto ausentismo normal de parte de los pacientes que oscila entre el 10 y 12 por ciento, situación que ahora cambió.

La razón del cambio se debe a que los médicos del CAMIP son los que están llamando a todos los pacientes. “Entonces cubrió un alto porcentaje, el cual no se logra al 100 por ciento debido a personas que están fuera del país o que no responden a las llamadas”, mencionó Súchite.

Además, reconoció que al principio hubo algunos atrasos, los cuales justificó por algunos problemas como los cambios de residencias, números de teléfonos no actualizados y que al principio había algunos inconvenientes debido a que el courier se estaba acoplando al sistema de trabajo.

Al principio la entrega de medicina tardaba aproximadamente 7 días, en la actualidad se lleva un aproximado de 72 horas de promedio.

Otro inconveniente que se presentó fue que algunos pacientes que utilizan medicamentos que tienen que llevar cadena de frío, el courier no los estaba entregando al mismo tiempo que llegaban a la casa de un paciente. Llevaban el medicamento excepto los refrigerados.

Diddiar Súchite explicó: “Ahí empezaban los problemas, debido a que les había llegado todo excepto la insulina, por ejemplo. Cuando hablamos con el courier ellos dijeron que sí tuvieron cierto desfase, entonces a los 2 o 3 días les llevaban el medicamento refrigerado, cuestión que ellos ya resolvieron”.

En el caso de Zunil, el doctor Súchite expresó que se maneja un abastecimiento de medicina entre el 98 y 99 por ciento. “Quizás ese 1 o 2 por ciento restante es porque no hay en el mercado o son medicamentos que tienen algún problema de ingresos”, agregó.

El médico también resaltó que si el derechohabiente necesita atención por algún factor de emergencia o alguna situación que surgió inesperadamente en los últimos días después de la llamada o en ese mismo momento, se le brinda asesoría y puede consultar las emergencias que están destinados a ellos, que depende del caso.

“Si fuera necesario en alguna situación muy particular que el paciente llegara a la unidad, pero son casos seleccionados, por ejemplo que algunos requieren la aplicación de medicamentos, que necesitan algún tipo de curación o por un recambio de sondas, se está atendiendo en la consulta externa”, concluyó Súchite.



Ver comentarios

Comentarios

Valoración General
0