Violencia, ambición y muerte, así se fue Mitzie

Pasó dos noches en el baúl del carro, su cuerpo mostraba señales de violencia y las horas de encierro lo empezaron a hinchar. Gota a gota el charco de sangre crecía sobre el asfalto, el olor y lo viscoso del fluido alertaron a los vecinos.


Tres años debieron pasar para que la macabra escena fuera explicada en su totalidad. Un matrimonio, un seguro, un niño de tres años y un sinfín de apariencias que rodeaban la vida de la joven pareja.

Los excesos y la ambición hoy lo condenaron a 36 años de cárcel por femicidio y simulación de delito. Y como en pocos casos, que se siguen en Guatemala, la justicia fue servida.

La vida de Mitzie pintaba todos los colores de la felicidad. La casa, los viajes, las cosas y un amor que inundaba las redes sociales para deleite y envidia de muchos.


Joven, bella y con una familia parecía que había logrado conquistar el sueño de cualquier mujer, era madre y según parecía amada. Pero el mundo de fantasía de Mitzie y Banny Zambrano tenía un lado oculto, un secreto que solo se develaba tras las puertas cerradas. Violencia, abuso físico y menosprecio marcaban la aparente feliz unión.

Poco sabía esta hija de militar que su cabeza tenía un precio. No eran millones de dólares, si acaso lo suficiente para comprar una vivienda de lujo.

Para Banny, Mitzie valía US$325 mil y nada más. Sin embargo, esta cantidad era suficiente para que el hoy homicida pudiese seguir con sus hobbies.

En el mundo de apariencias de Banny Zambrano, el look y la percepción lo son todo. Motos, vehículos agrícolas, ropa de marca y temporada llenan las carencias de quien lo tiene todo y a la vez nada.



De 52 a 36 años de cárcel

Las investigaciones del MP determinaron que la muerte de Mitzie fue la culminación de un ciclo de violencia que duró varios años. Ese día Banny golpeó brutalmente a su esposa y la mató.

Para disfrazar el hecho, simuló un secuestro y llamó a las autoridades, fingiendo preocupación. Con el cadáver de Mitzie en el baúl del carro, Zambrano se esforzó por convencer a las autoridades que su esposa había sido secuestrada.

Luego abandonó el vehículo en el área de Cuatro Grados Norte y siguió con la farsa. Los registros telefónicos, delataron a Zambrano, ya que las supuestas llamadas y mensajes de los secuestradores salieron de la vivienda que compartía la pareja.

No había dudas, Banny mató a su esposa y el móvil fue el cobro de un seguro de vida, aseguró el MP en la audiencia. Aunque la Fiscalía que acusó a Zambrano pedía una pena de 52 años por el asesinato, aseguran que 36 años deja un precedente claro para casos como este.

Además, por parte del MP, se seguirán las investigaciones para determinar si los familiares de Zambrano tuvieron participación alguna en el crimen. “Creemos que algunos pudieron presenciar el hecho y debemos deducir responsabilidades”.



Mitzie una vida de tragedia

Mitzie Sánchez Makepeace nació en 1990, y desde muy temprano, su vida estuvo plagada por el infortunio y la pérdida de seres queridos. En 1999, durante un viaje a Chiquimula con su familia, fueron embestidos por un tráiler.

Mitzie y su hermano quedaron huérfanos y debieron ir a vivir a Escuintla con familiares. Allí cursó la primaria y después se mudó a Xela para concluir sus estudios diversificados y finalmente se trasladó a la capital para seguir la universidad. 

Allí conoció a su amor, su hombre y su verdugo, Banny Zambrano. 

Ver Comentarios
Valoración
0