Me llamo Bryan y no soy marero
Marysabel Aldana Larrainza
Creyente de la verdad, del amor, escribo por pasión.
Tener el coraje para defender mis derechos.
Tiempo de lectura: 2:21 Min

Me llamo Bryan y no soy delincuente

Tengo 22 años, al principio me causaba risa cuando las personas molestaban con los memes de las redes sociales. Hasta que un día una de ellas que tanto me fastidiaba me gritó marero.

En Facebook estoy acostumbrado a ver muchas fotos, en las cuales se ha hecho muy popular mi nombre, no por personas destacadas, sino por molestaderas.

Sí, a veces me he reído de los chistes e imágenes que colocan las personas, pero la mayoría me fastidian.

Uno de los memes que más ha molestado es uno que criticaba a las familias de los que nos llamamos Bryan.

Pero está bien, yo acepto mi nombre, lo que no puedo aceptar es la discriminación de las personas, que si me llamo Bryan soy marero, delincuente y hasta asesino.

Una de tantas que fueron las bromas, les empecé a decir que ya no siguieran y eso solo hizo que mis amigos me molestaran más.

Tal vez, muchos de los que se llaman Bryan podrían estar de acuerdo con lo que estoy contando. Y es ese malestar de tener estereotipos de personas, clases, religiones y creencias.

Soy estudiante universitario de Ingeniería, me gradué de perito contador, tengo novia, no bebo ni fumo, trabajo en una empresa de construcción, soy el hermano menor y una persona común que está cansada de ser víctima de acosos por su nombre.

Mis papás me nombraron Bryan, porque así se llamaba el mejor amigo de mi papá y que murió en un accidente de tránsito, cuando un conductor ebrio impactó contra su vehículo.

Cuando era pequeño pensé que un día mi hijo llevaría el nombre, pero con el paso de los años esa decisión ha cambiado, porque no quisiera que fuera víctima de acoso como yo.

Ahora, a las personas que no me conocen, he decidido presentarme como Eduardo que es mi segundo nombre para que no continúen molestando.

Incluso, las personas al ver cómo me visto me dicen que no debería llamarme así, porque no tengo la apariencia de marero. 

Un día mi carro se descompuso y decidí que me iría en Uber, al llegar el conductor en son de burla me preguntó si era Bryan y si lo iba a asaltar, le dije con voz seca que esas bromas no me gustaban, el piloto se fue serio todo el camino y ya no hablamos. 

Así son casi todos los días de mi vida, si no es un meme, es un chiste o, a veces los dos juntos, pero me ha tocado acostumbrarme a la molestadera o decir mi segundo nombre, porque el primero solo causa gracia entre las personas. 


Ver Comentarios
Junio 14, 2017
Tendencias
Destacados
Tiempo de lectura:
2:21 Min