Radical cambio en la vida de Luis Carlos y Mafer, los hijos de Anahy Keller

Las opiniones e imágenes de este artículo son responsabilidad directa de su autor.

Anahy Keller llegó a la Subsecretaria de Protección de la Niñez con ilusión por servir ahora atraviesa una dura prueba. Sus hijos Luis Carlos y María Fernanda Vélez Keller, por primera vez comparten cómo su vida cambió desde que su mamá fue acusada y apresada, injustamente. Relato les comparte la forma en que estos jóvenes reaccionan ante la adversidad de su mamá.

REORGANIZANDO SUS VIDAS

“Es increíble como en un instante la vida nos cambió. El sistema judicial guatemalteco te culpabiliza aunque seas inocente. A mi mamá le dijeron que se fuera del país y ella respondió –no hice nada vamos a enfrentar lo que venga-. Le habían otorgado una medida sustitutiva de más de Q300 mil y el MP solicitó revocarla. No presentamos un amparo porque nos costaba Q30 mil y tal vez resolvían en 6 meses, así que esperamos. Mi mamá no es criminal, nunca lo ha sido, peligro de fuga no hay, incluso se presentó a trabajar luego del incidente, pero la presión pública es grande.

Si mi hermana y yo fuéramos chiquitos no sé qué hubiera pasado. Gastamos Q3mil mensuales en medicamentos contra la diabetes de ella. Mi abuelo, de 94 años, también tiene esa enfermedad y mi abuelita de 93, además padece demencia senil, viven con nosotros. Mi hermana tiene 3 trabajos, yo también. Hemos tenido que pagar deudas de mi mamá, además de todos los gastos. Hace 15 días tuvimos que internar a mi abuelita, le quitaron el segundo dedo del pie por su diabetes. El sistema no sabe lo que hace al tener a gente inocente encerrada. A nuestro hogar lo dejó con un salario menos.

En las redes nos insultan y algunos periodistas han publicado cosas no ciertas. Son personas que ni nos conocen, no saben cómo somos. Nuestra vida era tranquila, tal vez vivíamos en una burbuja de bondad y hasta ahora, a mis 26 años, conocí lo mala que puede ser la gente. Quienes conocen la obra de mi mamá están indignados por lo que le están haciendo, aun así vemos su cosecha, muchos ángeles han hecho eventos, rifas, etc. y gracias a ellos pudimos reunir dinero para pagar el abogado”.

Mi mamá tiene una paz increíble, está fortalecida y nos recomienda: Sean humildes, si los insultan bendíganlos, amor en lugar de rencor. Lo que ella está pasando tenía un propósito, como el oro más brillante pasa por el fuego. No entiendo cómo una persona tan bondadosa, dulce, que siempre ha servido debe vivir esta situación. Ella inauguró su ministerio Santa Rita dirigido a mujeres en situación de vulnerabilidad (ahora es familiar) es duro verla, es una pesadilla”, cuenta Luis Carlos Vélez, interrumpido constantemente por sus quebrantos de voz y por sus lágrimas.


LA VOZ DE ANAHY

Como toda su vida Anahy sigue evangelizando. Desde la cárcel se levanta a las 5 a,m. Reza hora y media, luego escribe mensajes con citas bíblicas divulgados por sus hijos. Los viernes a las dos de la tarde tenía un programa con el Padre Fernando Divassi en radio Estrella, él todo el tiempo la ha apoyado, incluso tiene una foto suya a un lado del altar donde oficia misa. Divassi no había querido conducir con ninguna persona, pero desde el cuartel de Matamoros Anahy escribe el guión y Mafer lo lee. Inicia el programa diciendo “Soy Anahy en la voz de mi hija Mafer”.

“Creo en mi mamá, si supiera que hubiera tenido alguna responsabilidad aunque me doliera tendría que pagar. Me entristece como periodistas con tal de conseguir notas la dañan. Han insistido que no tiene capacidad y no han investigado de ella. Soy la voz de los Rojos, trabajo con Bohemia Suburbana y en el estadio, en una actividad un reportero me tomó una foto y publicó: “Mafer Keller celebra y olvida su tristeza mientras su mamá en prisión”. Él no sabe lo que siento, mi madre es el pilar de mi vida. Es horrible tenerla y no poder abrazarla, besarla; acumulo todo lo que vivo para hablarle 3hrs. a la semana. Nosotros nos prometimos no criticar jamás a un preso y ser misericordiosos, hay muchos inocentes. 52% de los detenidos no tiene condena. La vida de toda persona vale mucho, me solidarizo con las familias de las niñas y su dolor, pero se debe condenar a los culpables, mi mamá no fue responsable", con voz fuerte comunica Mafer, quien está involucrada para que el Ministerio Santa Rita continúe.


PRUEBAS CON PROPÓSITO

"El sistema estatal es complejo. Mi mamá compraba insumos con su dinero, nos contaba que la Ley de Contrataciones es engorrosa y no podía cubrir velozmente las necesidades, encontró una Secretaría deteriorada. Trataba de acercar a los niños a Dios, organizaba festivales, misas, cultos, la recuerdo vestida de payaso para llevarles alegría. También Mafer cuenta que su mamá implementó proyectos que no se conocen. El padre Divassi recuerda la constante preocupación de que los jueces mandaran niños de distintos perfiles. Anahý, dice que tuve que estar encerrada para sentirse libre, hoy ve el amanecer por una ventada, no escucha ruidos, teléfono, FB, tuiter y las mejores conversaciones las tiene con sus hijos y su papá el sábado cuando llegan a visitarla. El papá de Anahy dice:“Es increíble que a mi niñita, tan buena, le esté pasando esto, nunca me imaginé que a mis 94 años viviría un sufrimiento tan grande”.

“Dios conoce mi acción y mi corazón, va a llegar el día en que las personas se den cuenta que lo que me imputan no es cierto”, Anahy Keller


Ver Comentarios