Son más de 20 partidos que buscan la mayor cantidad de los 160 puestos disponibles para diputados al Congreso de la República. Sumando así miles de candidatos propuestos a uno de los cargos más codiciados por las organizaciones políticas, debido a la importancia de este.

El ser diputado le da a la persona grandes privilegios, tales como inmunidad personal, para no ser detenidos ni juzgados y la irresponsabilidad por sus opiniones, por su iniciativa y por la manera de tratar los negocios públicos, en el desempeño de su cargo.

Además, todas las dependencias del Estado tienen la obligación de guardar a los diputados las consideraciones derivadas de su alta investidura, según lo establece el artículo 161 de la Constitución Política de Guatemala. Privilegios que gozarán únicamente por los cuatro años establecidos en ley.

Un congresista también tiene grandes responsabilidades, presentar y aprobar leyes que impacten a todo un país, la más importante. También, hay que resaltar que en el Congreso se aceptan o rechazan los antejuicios contra magistrados del Organismo Judicial y del vicepresidente y presidente de la nación.

¿Cómo es ser diputado?

En las próximas elecciones se elegirá al nuevo pleno que tomará posesión el 14 de enero de 2020, ese día serán juramentados e iniciará su período de 4 años. En las elecciones del 2023, los parlamentarios podrán participar para una reelección, a menos que tengan alguna prohibición de ley.

Actualmente, hay candidatos de 18 hasta más de 50 años, un tema que ha sido criticado por algunas partes de la sociedad, porque se señalan que hay personas que no tienen la edad y los conocimientos suficientes para optar a un cargo tan importante.

Ante ello, Fernando Linares Beltranena, actual diputado de la bancada PAN y quien no participará para una reelección, nos habló de estos temas.

Según Linares Beltranena, el trabajo se hace en las comisiones, a las cuales se tiene que ingresar a cuatro máximo o mínimo dos. “Se debe llegar a oír, aprender y participar”, mencionó el legislador y resaltó que se debe elegir bien y en relación a lo que a uno le guste.

El parlamentario explicó que no es necesario tener un gran conocimiento político para ser diputado. “Cada uno tiene derecho a dos asesores, además se debe conseguir un buen abogado. Todo depende del tema que a la persona le guste, si es de salud debe tener asesores que sepan del tema”, dijo.

Linares comentó que no hay un horario de trabajo, los diputados cuando no están en pleno deben estar en sus comisiones, en las cuales sesionan y firman asistencia. Agregó también que hay mucho trabajo de discusión y análisis de leyes, además que cada uno en su oficina discute qué iniciativas va a presentar.

Un diputado gana Q9 mil 550 de sueldo base, recibe Q9 mil 600 por dietas de asistencia a sesiones plenarias y devenga Q5 mil por gastos de representación. Además, obtiene Q5 mil por dietas si asiste a sesiones de las comisiones de trabajo, en donde es integrante, por lo que hace un total de Q29 mil 150, el pago es mayor para los miembros de la Junta Directiva.

A ello, se le agregan algunos beneficios como un teléfono y una tableta.


¿Cómo se llega a ser diputado?

Linares, también explicó cómo se llega a ser congresista, resaltando que no se requiere ser abogado o economista para ser político, lo más importante es quedar bien con la población que lo eligió. Por ello, debe comunicarles lo que está haciendo y lo que ellos quieren que usted haga.

“Véalo como representantes del pueblo, critican a los diputados, pero que también critiquen a los representados. El Congreso son microcosmos de todo el país, por qué cree que en el Congreso solo pasan los temas de derecha, porque el país es de derecha, es un reflejo de la sociedad”, comentó Linares.

Según el parlamentario, el único requisito que se necesita, además de la edad es el potencial de ganar votos. “Medrano en Chinautla o un Portillo en Zacapa, son cartas ganadoras”, ejemplificó Linares al señalar que son personas que consiguen una gran cantidad de votos.

“Además, está lo que se le vende a los votantes, si los ciudadanos quieren a una Pirulina una Pirulina va a ganar. O sea, no piense en cualidades objetivas, puede ser que tenga cinco doctorados y nadie votó por él. Mire a Jimmy Morales que era comediante y sacó 2 millones de votos, entonces es democracia al final de cuentas”, dijo el diputado.

Con relación a cómo funcionan las casillas en las elecciones, Linares señala que dependerá del partido político, porque se supone que la persona que más caudal tiene debería ir en la primera casilla, pues es quien puede conseguir mayor cantidad de los votos y es más fácil que jale al de la segunda casilla.

Caudal es el capital votante, personas que lo conozcan y voten por él.

Para ser candidato no es necesario ser afiliado al partido político, es tener dicho caudal, sin embargo en algunos partidos se paga la plaza, agregó Linares, quien señaló que en años pasados era más común y se llegaba para hacer negocios. Otra problemática que señala es que se cae en el nepotismo, que se ve mucho en el Estado.

Ante el mito qué hay respecto a que quienes van en la primera casilla siempre quedan electos, Linares Beltranena resaltó que no es así. La razón es que hay mucha competencia, si es un partido pequeño está compitiendo contra políticos de experiencia que tienen una gran cantidad de candidatos.

“Con relación a los votos la cantidad dependerá, por ejemplo en el Distrito Metropolitano, se gana en la primera casilla con alrededor de 20 mil votos, en la segunda casilla con 40 mil y así va aumentando”, explicó el diputado. También resaltó que entrar en el Listado Nacional es más difícil porque son más de 50 mil votos, dependiendo del distrito así será la suma necesaria.

¿Por qué es tan buscada una plaza en el Congreso si es tan difícil lograr conseguirla? “Por la fama que da, la importancia de hacer las leyes, el reconocimiento que le digan Señor Diputado, eso es lo que muchas personas en realidad buscan”, concluyó.



Ver comentarios

Comentarios