Llegó a trabajar al Tribunal Supremo Electoral (TSE) en septiembre de 2014, como analista III de la Dirección de Informática en la plaza con el numeral 261. Tres años y un mes después se convirtió en director de la referida unidad y ahora está en el centro de un escándalo que ha puesto en tela de duda los resultados de los comicios del pasado 16 de junio.

Ayer, la Comisión de Asuntos Electorales del Congreso citó a Gustavo Adolfo Castillo González para que aclarara dudas sobre las irregularidades presentadas por el sistema informático utilizado en las pasadas elecciones, sistema que a decir del Director de Informática se viene utilizando desde 2011 y que también fue implementado durante la Consulta Popular de 2018, “sin ningún problema”. Sin embargo, las discrepancias entre las actas y los datos ingresados al sistema son evidentes.

“Lo más probable es que hayan sido errores de los 3,200 digitadores contratados”, indicó Castillo González, Director de Informática del TSE.

De acuerdo con Fernando Linares, miembro de la Comisión de Asuntos Electorales del Congreso, los digitadores fueron trabajadores temporales y se les pagó Q1 mil 500 a cada uno. “Se les contrató y no se les hizo ningún tipo de verificación ni evaluación para conocer su fiabilidad”, resaltó.



El mismo Castillo González reconoció que el sistema informático fue hecho por el propio Departamento de Informática y no tiene controles para evitar que fueran alterados los resultados”. Fernando Linares

De analista a director de informática

Gustavo Adolfo Castillo González, según el acuerdo 235-2017, es el Director de Informática (plaza 181), cuyas respuestas sobre las irregularidades en los resultados electorales no convencen. Según el documento que ampara la contratación de Castillo González, este devenga un salario base de Q23 mil (cargados a la partida presupuestaria 2017-11-50023.01-08-10-11-011-181 del presupuesto del TSE).

Pero su llegada y estadía en el TSE es confusa y plagada de inconsistencias, al igual que los resultados de las elecciones. El primer registro de su contratación al que se tiene acceso se dio en 2014, el acuerdo 263-2014, firmado por el entonces presidente del TSE, Rudy Marlon Pineda Ramírez. Castillo González llegó al TSE como Analista III, con un salario de Q7 mil. Todo esto mientras, según lo revela su récord de estudios, cursaba estudios en Administración en Sistemas de Información en una Universidad privada.

Sin embargo, Castillo González y su padrino de contratación parecían tener otros planes para la carrera del estudiante. Pineda Ramírez y Castillo González soñaban en grande, aseguran allegados de ambos, y fue así como en 2016 dieron el siguiente paso. Según consta en el acuerdo 192-2016, cuando Pineda Ramírez ya no era presidente del TSE, sino magistrado Vocal IV, sorpresivamente Castillo González presentó su renuncia, La cual fue aceptada por el pleno de magistrados y cobró vigencia el 14 de julio de 2016.


¿A dónde se fue Castillo González?

Una revisión de su récord estudiantil da cuenta de que luego de abandonar el TSE, el otrora Analista III usó el tiempo para concluir sus estudios. Así fue, como durante los cuatro meses siguientes trabajó y luego presentó el punto de tesis titulado “Plan de continuidad de negocio basado en servicios en la nube para el área de tecnología”, el cual fue presentado el 22 de noviembre de ese mismo año.

Seis meses después, el 26 de mayo de 2017, Castillo González recibió la notificación de la universidad, que le daba por aprobado su proyecto y le autorizaba a seguir con los trámites para obtener la licenciatura, la cual es requisito para ocupar el cargo de Director de Informática del TSE. En noviembre de 2017, ya con título universitario en mano, el antes Analista III volvió al TSE. Esta vez su meta no era de recuperar su puesto de analista, en esta oportunidad quería la dirección de Informática.

El acuerdo 235-2017 del TSE, con fecha 3 de noviembre, da cuenta de que la ausencia de casi 16 meses de la entidad habría llevado a un nuevo hombre. Un profesional con grado académico y listo para dirigir la unidad de informática del TSE, uno al que el pleno de magistrados no dudó en contratar para el cargo. Para el diputado Linares, la contratación de Castillo González, después de que este se retirara del TSE es algo irregular, pues pareciera que el puesto lo estuvo esperando para que volviera con el título universitario y así cumplir con los requisitos del legales.

“Es bastante irregular que se dé una contratación de este tipo, luego de que él se fue del TSE como analista y regresó como director de Informática”, asegura el diputado Fernando Linares.

Hoy, Gustavo Adolfo Castillo González, el licenciado y Director de Informática que devenga un pago tres veces mayor al que dejó meses atrás y con la venia de los magistrados, ha triplicado sus ingresos económicos y también sus problemas.

Para conocer la versión de Castillo González y su paso por el TSE, Relato se comunicó con Luis Gerardo Ramírez, vocero del TSE, para solicitarle una entrevista con el Director de Informática. Este nos refirió con Amalia Hernández, quien aseguró que actualmente Castillo González "se encuentra muy ocupado, pero le haré llegar su solicitud, así como sus inquietudes”. Ni Hernández ni Castillo González se comunicaron de nuevo.   


Ver comentarios

Comentarios