Mi esposo me pegó, soy una de las más de mil mujeres violentadas imagen

Mil 189 denuncias por violencia intrafamiliar fueron presentadas entre enero y octubre del año en curso. Muchas mujeres sufren de maltrato en sus hogares está es la historia de Khate.

Las opiniones e imágenes de este artículo son responsabilidad directa de su autor.

El bebé de Kathe tenía apenas unas semanas de nacido, en sus oídos todavía escuchaba aquel primer llanto de vida y dolor que su neonato lanzó al vacío en aquellos memorables segundos de vida. Ama a esa criatura con todas sus fuerzas y por eso se esforzó, hasta donde pudo, por mantener a su familia unida y darle un padre a su hijo, pero todo tiene un límite.

Tras poco más de un año de casada ella notó que su esposo empezó a sentir más celos de lo acostumbrado, llamaba con mucha más frecuencia, llegaba a su trabajo sin previo aviso y en ocasiones se estacionaba en las afueras de su oficina hasta que ella saliera.

Kathe trató de no darle importancia e incluso se esforzó por despejar las enfermizas sospechas de su esposo, ni siquiera cuestionó sus llegadas repentinas. Lo celos se transformaron en insultos y de las palabras llegaron a los golpes, hasta que la situación se volvió insostenible.

La gota que derramó el vaso

Ella estaba en su periodo de lactancia lo que le daba el derecho de retirarse una hora antes para amamantar a su hijo. Esa tarde se retrasó, hizo todo lo posible, pero cuando sintió las agujas del reloj superaban las 17 horas (ella salía usualmente a 16 horas).

Pasó lo predecible, una veintena de llamadas perdidas y una seguidilla de mensajes en su teléfono celular. Decidió salir a prisa y tomar el bus, pero cuando llego a su casa la luna amenazaba con fijarse sobre el cielo y el sol se había ocultado en su totalidad.

Al ingresar por la puerta su esposo cargaba a su hijo, al verla lo colocó en la cuna y empezó a maltratarla recuerda que le dijo “tenes que darle de hartar hija de la gran… de seguro andabas con tu casero…” y otros improperios que ella prefiere no recordar.

Le agarró los pechos con fuerza, esos que alimentan y que le proveen a su hijo de los mejores nutrientes, esos dos senos amorosos de madre, fueron presionados con brutalidad al grado de que la leche empezó a salir por sus pezones. No conforme él celoso esposo le presionó los pezones hasta hacerla llorar del dolor. “Y le das de hartar ahorita”.

Entre sollozos y lágrimas Kathe alimentó a su bebé y supo que él no merecía crecer al lado de un padre como el que tenía. Ella es una de las 1 mil 189 mujeres violentadas que presentaron una denuncia por violencia intrafamiliar entre enero y octubre de 2017, según estadísticas de la Secretaría Técnica del Consejo Asesor de Seguridad.

Kathe huyó, buscó ayuda en un grupo de apoyo y tuvo que vivir algún tiempo en un albergue temporal. Renunció a su trabajo pero no se arrepiente. Hoy se siente empoderada, apoyada y segura que ella sola, podrá darle un mejor futuro a su hijo. No se imagina verle crecer al lado de un padre abusador.

También te puede interesar https://www.relato.gt/blogs/530-mujeres-han-muerto-violentamente-durante-el-ao-

https://www.relato.gt/blogs/as-fue-como-un-marero-se-rob-a-mi-hermana

Todas las noticias, directamente a tu correo

Recibe todas las noticias destacadas de Relato.gt, una vez por semana, 0 spam.

¿Tienes un Relato por contar y quieres que nosotros lo hagamos por tí?

Haz click aquí
Comparte
Comparte