CÓMO CREAR UN NEGOCIO IMPOSIBLE –  Y UN EMPRENDEDOR QUE LO HIZO imagen

Es posible soñar con una Guatemala de primer mundo y crear el negocio imposible.

Las opiniones e imágenes de este artículo son responsabilidad directa de su autor.

¿Por qué debería usted leer este artículo? Soy un apasionado por el desarrollo y la prosperidad de los países. Sueño con una Guatemala de primer mundo. Quizá podría pensar usted que ese es el negocio imposible. Sin embargo, permítame narrarle la historia de un emprendedor y su idea imposible de negocio y cómo contribuyó al desarrollo económico de su país.

Bangladesh, 1973. Inicia el negocio imposible, luego de numerosos rechazos del gobierno. ¿Cómo era posible crear un banco que diera microcréditos casi en su totalidad a mujeres y evitar el fraude en el camino? Al día de hoy, el sueño de Muhammad Yunus, el Banco Grameen ha otorgado en créditos más de 6,806 millones de dólares americanos y cuenta con una tasa de 98.95% de créditos devueltos. Con incobrables de un apenas 1.05%, el Banco Grameen ha promovido el crecimiento de microempresarias y ha contribuido emprendimiento de la región. Es ahora un caso de estudio entre muchas organizaciones financieras. Este negocio, imposible para muchos, demostró que las industrias pueden reinventarse y me deja pensando en que así podría crecer nuestro país también.




Analicemos los factores que podrían aplicarse a Guatemala. El primero de ellos es invertir en programas específicos. Existe evidencia empírica que a mayor escolaridad en la madre de familia existe un impacto directo en el núcleo familiar. La evidencia soporta afirmar que cuando la madre estudia, la probabilidad de que envíe a sus hijos a estudiar crece dramáticamente. El Banco Grameen tenía un claro grupo objetivo: mujeres con microempresas. El mismo Yunus comprendía el instinto materno presente en la mujer. El dinero que recibía de crédito iría para el sustento de su casa. Pocas veces iría para sostener un vicio o para derrocharse. Somos un país con gran brecha de género y programas como estos pueden servir de buenas prácticas futuras.

El segundo factor a analizar es cómo el cambio de visión en la base de la pirámide promueve el desarrollo local. En programas en los que he participado en el interior del país he conocido empresarios que han decidido emprender en su localidad y sirven como modelos para otros. El éxito de los programas de ayuda no es en regalarles alimentos. Es en cómo enseñarles a producirlos. Es increíble cuando la visión de una persona cambia. Cambia todo su entorno. El Banco Grameen producía empresarias. Producía modelos a seguir.




El tercer factor es algo que personalmente he visto. El nivel socio económico no tiene nada que ver con el deseo de luchar y progresar. Un país con sistemas meritocráticos, donde las personas que tengan el deseo y el empuje puedan salir adelante es un país donde existirán oportunidades de desarrollo. El Banco Grameen dio un voto de confianza a las personas. Sus tasas de incobrables son un ejemplo al mundo de que el nivel socioeconómico no es predictor de valores morales.

El Banco Grameen es un imposible. Es un sueño distinto, que genera prosperidad e impacto social, de forma rentable. Eso es quizá lo que necesita nuestro país. Que nos atrevamos a los imposibles. Otros países lo están haciendo. ¿Cómo estamos cambiando el nuestro?

Todas las noticias, directamente a tu correo

Recibe todas las noticias destacadas de Relato.gt, una vez por semana, 0 spam.

¿Tienes un Relato por contar y quieres que nosotros lo hagamos por tí?

Haz click aquí
Comparte
Comparte