Describiremos una escena en la que los actores principales son dos agresores y dos agredidos, cuyo escenario es una peluquería. En esta obra, cuyo parlamento desconocemos, se aprecia que el agredido 2, le corta el cabello al agredido 1.

El agresor se acerca a revisar el trabajo, y se percibe cierta incomodidad de su parte, luego de empujar al agredido 2. Tras un intercambio de palabras, en el que se suma la agresora, el agredido 2 se retira, y se sienta en una silla detrás del mostrador.

El agresor se acerca y le propina 1, 2, 3, 4, 5 golpes en la cabeza al agredido 2. Luego, lanza un dedo acusador, antes de acertar el golpe número 6.

El agresor regresa sobre sus pasos a ver qué pasa con el corte del agredido 1. Hay un nuevo intercambio de palabras, y la agresora y el agresor se acercan al agredido 2. La agresora le lanza un suéter, sobre la cabeza y se aleja. Luego, los dos agresores, dan una ronda por la peluquería… y al final, vemos al agredido 1, un menor de edad, quizá un niño menor de 5 años quien presenció toda la acción, conoció como su madre y su tío resuelven los conflictos. Tengan, o no la razón.

Ahora bien, descrita la escena, ya no es tan importante decir que el agresor es Jorge Carlos García Paiz, un guatemalteco que intentó ser diputado en las elecciones pasadas con el Partido Viva y que además, en agosto, fue arrestado por posesión ilegal de arma de fuego (Glock 9 mm. según el Ministerio de Gobernación) y por manejar un auto sin documentos.


Tampoco vale la pena decir que la agresora es su hermana, Lorena Paiz quien aseguró que su hijo estaba siendo maltratado por el peluquero, (si quiere conocer la historia completa y ver los tres videos y las reacciones en el perfil de Facebook de AnonymousGT quién dio a conocer la noticia. 

 

Más lo importante ahora es el menor de edad, quien presenció todo el evento y en el que de alguna forma, es el chivo expiatorio pues al final del día, es quien convivirá con su madre, tío, y sus ejemplos, hasta que la muerte los separe.

Predicar con el ejemplo

Luisa García es una psicóloga que tienen conocimiento en el área social, educativa y clínica, pero que se ha especializado en la educativa, además de ser parte del equipo de psicología del colegio Sagrado Corazón. Ella nos Relata, a partir de un video como este, cómo es la vida de un niño así.

“Pues, obviamente, es un patrón que [el niño] puede seguir. Él [el agresor] transita de forma negativa ante la sociedad al querer hacer “que todo sea como yo decido”. Por lo que se intuye en el video, es la mamá del niño la que sale, y que tiene una misma actitud. Alza las manos, aunque no de la misma forma del señor, hay un ejemplo negativo, ¿qué le puede esperar a ese niño, respecto de crecer en ese entorno?, de “se hace mi voluntad y así lo quiero”. Sí le afecta en muchos aspectos, el niño va entendiendo que, como en su familia hacen eso, es el modo de responder y no en llegar a un acuerdo. No, el señor se va a la violencia. Para los niño los papás son todo. Entonce ahora, el niño se adapta a eso”.

“Ahora, qué tan cierto puede ser que termine siendo un Bully, realmente sí es una exageración. Una conducta no nos puede determinar un tipo de personalidad. Puede dar lugar de que en un futuro, por la forma en la que se desenvolvió el familiar, que asumimos que lo es, puede darse, pero no nos garantiza que así va ser”.

“Una conducta no determina un comportamiento, incluso necesitamos saber más información, del niño, es decir, no sabemos la edad, parece pequeño, pero puede ser de 3 o 4 años, además, el niño no tiene la conciencia del adulto, el vio la actitud, quizá comportarse de esa manera, para el niño está bien, sin saber que ante la sociedad el comportamiento no es normal." 

Ver comentarios

Comentarios

Valoración General
0