Pilar, la golfista que sacrificó su vida social para cumplir sus sueños

Esta no es una historia para felicitar, es una para admirar. 

Desde sus 7 años, Pilar empezó a jugar golf junto con su hermano Tomás y, no fue hasta sus 14 que decidió que dedicaría su vida a practicarlo de forma profesional.

Aunque pareciera que el golf es un deporte de lo más “light”, el entrenamiento es difícil en el plano físico y mental. Ser una golfista profesional requiere no solo de una excelente condición física, sino además, de un estado mental ordenado, paciente y estable.

Actualmente, Pilar tiene 19 años y es parte del equipo de la Universidad de Indianápolis en Estados Unidos. Ha obtenido la victoria en un total de 3 torneos y su equipo ocupa el tercer lugar en la liga nacional.

Lo más difícil, asegura Pilar, fue sacrificar su vida social por el golf. 

“Los torneos son los fines de semana”, indica la golfista y continúa explicando que eso implica que no puede salir con sus amigas hasta tarde, pues debe madrugar. La dinámica de su carrera profesional como golfista ha provocado que pierda algunas amistades, porque “uno no siempre está ahí presente”.

Pilar Echeverría, golfista guatemalteca.


Pilar asegura que su vida social ha sido el único sacrificio en el que ha incurrido, pues actualmente se encuentra estudiando Ingeniería Industrial y pertenecer al equipo de golf no le ha impedido estudiar lo que quiere.

En Guatemala aún se cree que el golf es “elitista” o para gente “mayor”, sin embargo, Pilar nos cuenta que poco a poco este deporte ha sido más conocido y practicado por los guatemaltecos. No obstante, explica que como profesional decidió buscar algo “más competitivo” y, por ello, inició su carrera como golfista en Estados Unidos. 

Y tú, 

¿estarías dispuesto a hacer el mismo sacrificio?

Ver Comentarios