¿Te gusta el suspenso? Entonces continúa leyendo la historia de Nela García, una joven española que pasó intensas situaciones por una semana y tomó una decisión impactante. Fue parte de una poderosa red de hackers llamada #RedMonkey. Pero, lo más curioso es que todo fue contado por medio de tweets, ¡sí! Más de 100 en tiempo real desde el jueves 16 de agosto y terminó una semana después. Contó a detalle, subió fotos y videos de lo que sucedía para que sus seguidores la ayudaran a descubrir el misterio. ¡Un relato de película!

Todo comenzó con este tweet:

Nela deseaba regresar el celular a su dueño, por lo cual investigó, pero encontró algo extraño. En el mismo solo estaban descargadas las aplicaciones de Facebook e Instagram. En este perfil, se dio cuenta que pertenecía a “Marta Gutiérrez”, quien no seguía a nadie ni tenía ningún seguidor. Lo único que encontró fueron fotos de paisajes y lugares, nada personal.

Buscó en Google la foto de la mujer para ver si encontraba algún dato y localizó el blog de  Beatrice Williams, con las mismas fotos que estaban en el perfil de Instagram de “Marta”. Escribió en el correo del blog, informándole que alguien utilizó sus fotos e identidad. Recibió la respuesta del padre de la autora ,en el cual le indicó que había muerto hace ocho años.

También encontró varias llamadas a un mismo número y marcó, le respondió una voz escalofriante con una orden: “Prueba número 6, consigue las 12 piezas y envíanos la clave”. Con ayuda de sus seguidores en Twitter, avanzó con las pistas que encontraba en el celular, como mensajes con números y letras con algún tipo de secuencia, que al final con ayuda de las personas descubrió que eran coordenadas. Al ingresarlas en Google Maps descubrió que los mensajes de texto la llevaban a los lugares de las imágenes de Instagram. Agregó que en la llamada se hablaba de 12 piezas, en el teléfono había 12 mensajes, o sea 12 coordenadas, pero en esta red social había 11 fotos, ¡tenía que buscar la siguiente imagen!

Al descubrir todas las coordenadas, indicó que el punto para tomar la imagen era en un parque a medianoche, incluso subió un video en el que explicó la ubicación, pero, que por desgracia no podía ir. Así que pidió favor que tomaran una foto o miraran qué pasaba en el lugar. ¡Impresionante! Más de 100 personas llegaron a investigar, tomaron muchas fotografías y encontraron un punto en común, un poste de luz con números escritos.


Subió la foto a Instagram y todas las imágenes del perfil se colocaron para formar una F. Esa era la letra que necesitaba mandar junto a todos los números de las coordenadas que había encontrado.

Al enviar la secuencia por mensaje, le llegó una respuesta muy rara, una cara de mono rojo. Llamó al número para saber si pasaba algo y de nuevo le respondió la voz tenebrosa: “Prueba #7, destripa al mono”. Esto significaba que debía mirar el código de la imagen. Cuando lo hizo, encontró una URL. Entró y apareció una página con fondo negro, letras rojas y una cuenta regresiva.

Después de unos días, comentó que le hackearon su cuenta de Facebook y colocado imágenes de monos rojos.

Encontró pistas y retos, uno de ellos le obligó a dar su correo electrónico. Le enviaron la respuesta: “Asegúrate de tener tu webcam descubierta antes de entrar al mail”, no entendía qué pasaba hasta que vio la luz de la cámara de la computadora encendida. ¡Alguien la miraba!




Siguió buscando pistas y, con ayuda de sus seguidores de Twitter, descargó un video en el que descubrió que entraron a su casa, grabaron a su mamá cuando estaban dormidas. Dejaron un papel con el siguiente mensaje:

Estos son algunos de los tweets que publicó en esos momentos.

Incluso publicó videos de lo que pasaba:

Se quedó en un edificio vacío y en escombros, donde lo único que escuchaba era el sonido como si estuviera en la jungla con monos. Luego, encontró una computadora que en el escritorio principal tenía una carpeta en la que se leía “Nela García”, ahí vio fotos y videos de ella, al parecer la había seguido por semanas. La joven grabó y explicó todo lo que veía, entonces una alarma sonó, por lo que corrió y huyó, pero no podía salir del lugar.

Después de todo, el resultado fue otro que llevó a todos los usuarios a una tremenda sorpresa, Nela twitteó esto:

Nela aceptó estar en esta red y reiniciar la base de datos, o sea, borrar todos los datos de Internet junto a #RedMonkey.

Después de publicar tweets explicando que regresaría a esta red, hubo un tweet que llamó la atención de todos. Fue un video tipo final de película, donde salían créditos, nombres de protagonistas y un cartel.

Resultó que todo fue una historia creada por el escritor español, Manuel Bartual. Él experimentó y explicó cómo las redes sociales son tan influyentes que llegan a mover masas, incluso del peligro que podemos correr. Lo más impresionante es que el personaje de Nela García fue creado por ellos.

Una historia que impactó a un país como España, donde miles de personas fueron parte de este experimento, ya que ayudaron a esta persona con sus opiniones, fotos, investigaciones y más.

¿Qué te pareció? Si quieres ver la historia completa, mira el perfil de Nela García en Twitter en el siguiente link: https://twitter.com/nelagarnela


Ver comentarios

Comentarios

Valoración General
0