La visita de nacimientos en iglesias y casas del país es una de las actividades favoritas de los guatemaltecos durante el final y principio de año. Desde el 1 de diciembre de 2018, turistas nacionales y extranjeros pueden visitar el Nacimiento de la Catedral de Antigua Guatemala.

El proyecto está a cargo del Patronato de Catedral, un equipo integrado por arquitectos, ingenieros y especialistas, con la misión de rehabilitar la edificación colonial.

La escena se puede visitar en las ruinas de Catedral. La expresión de los visitantes al verla es indescriptible. Una mezcla de sorpresa y admiración recorre los rostros de los turistas que aprecian un Nacimiento muy diferente al que están acostumbrados.

Foto: Elena Gaytán
Foto: Elena Gaytán

Sobre un puente se pueden apreciar las imágenes de San José, la Virgen María sobre un jumento (asno) y al Niño Jesús, representando la escena de “La huida a Egipto”.

“Era la representación más acorde a la situación y al sentimiento que queremos crear en el patronato”, dijo Diego Espinoza, diseñador del Nacimiento.

Actualmente, la Ciudad de Antigua Guatemala se encuentra en una situación similar a la escena bíblica que se representa. Esto, debido a que, al igual que José, María y el Niño Jesús, nosotros tampoco tenemos casa. ¿Y qué mejor lugar para refugiarnos que la misma casa de Dios? La casa de Dios que hoy no tiene techo y sueña con materializarse a través del Patronato de Catedral.
- Detalle del decorado

La idea comenzó a cobrar vida en septiembre de 2018. “Como era primer año, teníamos que aprovechar para transmitir un sentimiento de sensibilización y crear en el público un sentido de pertenencia”, expuso Espinoza.

Entre el 15 y 20 de septiembre se comenzó a trabajar en las piezas de imaginería, con más detalles; así como el encargo de flores artesanales elaboradas con tela, alambre y papel.

El equipo utilizó técnicas representativas de la altarería tradicional guatemalteca, como el vestuario de imágenes o materiales, para darle un aspecto realista a las estructuras.

“En mi caso, este tipo de técnicas es un tributo a mis abuelos, quienes me enseñaron a amar y apreciar estas tradiciones”, agregó Espinoza.

Fueron tres las personas que comenzaron a montar la escena el 9 de noviembre y finalizaron el 30 del mismo mes. Las ruinas de la Catedral abrieron sus puertas para la inauguración del Nacimiento el 1 de diciembre pasado, con la bendición del nuncio apostólico Nicolás Henry Thevenin.

“Hemos tenido reacciones muy lindas, que nos han conmovido mucho”, contó Espinoza. Pero es una mezcla de reacciones que van desde “para qué me traen a ver esto” o “qué idea tan original”.

Turistas como Ana María Morales, quien acostumbra visitar Guatemala cada fin de año junto a su familia, desde El Salvador, quedaron enamorados del Nacimiento. “Nos sorprendió al principio, pero la atmósfera nos fue encantando”, aseguró.

Entre paredes antiguas, el ruido de las palomas y el frío de la noche, el Nacimiento ha cautivado a quienes lo admiran. “La visita nocturna es la que más vale la pena”, aseguró Espinoza.




Además de apreciar la escena, el visitante puede recorrer las ruinas de la Catedral y observar puestas de sol increíbles que atraviesan el techo que tanto ciudadanos como los miembros del Patronato sueñan con volver a tener.

“Nuestro objetivo es devolverle su esplendor al que fue el monumento más emblemático de la Época Colonial, una rehabilitación de la Catedral”, señaló Espinoza.

Foto: Elena Gaytán
Foto: Elena Gaytán

Una joya colonial

La primera edificación de la Catedral de San José se inició en 1542. Fue demolida en 1669 y vuelta a construir en 1680, bajo la dirección de José de Porres y Juan Pascal.

Obtuvo el rango de Catedral en 1743, y fue considerada la más grande y lujosa de la época. “Fue el corazón de la iglesia católica de la Capitanía General, desde Chiapas hasta Panamá”, relató Espinoza.

Sin embargo, en el siglo XIX sufrió gran daño por los terremotos de Santa Marta y luego del traslado de la Ciudad al Valle de Las Vacas pasó a ser parroquia. Por costumbre, se le sigue llamando Catedral.

En noviembre de 2018, el monumento fue visitado por su majestad, el rey Felipe VI, el primer monarca en visitar la Catedral del Rey. Espinoza fue quien guio el recorrido, considerado como “histórico”.

Además de la capilla principal, el monumento cuenta con criptas, túneles y bóvedas subterráneas en sus ruinas, que pueden ser visitadas. 

“Hasta hace muy poco estaba en el abandono, pero con este proyecto queremos lograr un espacio litúrgico, pero también uno cultural que atraiga turismo”, manifestó el joven.

Foto: Elena Gaytán

Puedes visitar el “Nacimiento más grande de Antigua Guatemala” hasta el 2 de febrero: de domingo a jueves, de 9:00 a 17:00 horas; viernes y sábado, de 9:00 a 21:00 horas. Esos dos días, a partir de las 17:00 horas, se puede ingresar por la Calle de las Campañas. 

El costo de la entrada es de Q5. Los niños menores de 10 años no pagan ingreso. 

Los fondos recaudados se destinarán a la rehabilitación del monumento arquitectónico.

Fotos: Elena Gaytán, Diego Espinoza, Patronato de Catedral.


Ver comentarios

Comentarios

Valoración General
5