Es compañero de fórmula de uno de los candidatos más controvertidos de las próximas elecciones. De pocas palabras y expresiones recortadas, se describe a sí mismo como “el audaz, el emprendedor”.

“Realmente soy el que viene atrás echando punta con la escoba, poniendo orden y dándole formalidad al negocio”. José Farias.

José Farias Rodil, el candidato a vicepresidente de Roberto Arzú, es un abogado, de 53 años, quien ha dejado el mundo corporativo para atender un llamado. “No estoy cómodo viendo lo que sucede en este país”.

Acompañar a Roberto, en la lucha por gobernar no es casualidad ni ocurrió de la noche a la mañana. Farias y Arzú son viejos amigos, desde antes de tener claro que el primero quería ser abogado y que el otro se convirtiera en el hijo del presidente.

La hoy mancuerna electoral, se conoció en el agua, en las carrileras del Club Delfines, de la zona 14. Allí un grupo de jóvenes practicaba una pasión, nadar y entrenaban diariamente.

La nutrida manada de cetáceos incluía a diversas personalidades de la actual vida pública. Entre los que destacan el ex de muchas cosas, el exsobrino político de Álvaro Arzú Irigoyen, excandidato a la alcaldía, expresentador de televisión, excomisionado de puertos y aeropuertos y exdirigente del club deportivo comunicaciones, Enrique Godoy García-Granados.

Su primo hermano, Roberto Arzú, también se zambullía en la piscina y formaba parte del equipo de nadadores. Finalmente, y no menos relevante, se encontraba Enrique Degenhart, actual ministro de Gobernación y controversial figura del gobierno de Jimmy Morales. Degenhart se ha dado a conocer no solo por su férrea oposición a la CICIG, sino también por manipular cifras de su gestión como Ministro del Interior para adornar sus logros.

Farias se describe a sí mismo como un emprendedor y no tiene miedo al fracaso, pues varios de sus emprendimientos lo han hecho. “De todo he aprendido algo y es experiencia la que me ha dejado”. 

También reconoce que buena parte de su formación proviene de su labor en la cosa pública, pues no es ajeno a trabajar con un Arzú. “Trabajé con Álvaro Arzú en 1997, como abogado, cuando él fue presidente, con Raquel Zelaya en la Secretaría de la Paz y con Mariano Rayo en la Gerencia de la Presidencia”.

Pero, este no solo proviene de su labor con Arzú, pues un familiar también fue una polémica figura pública. Se trata de Juan José Rodil Peralta, un expolítico y abogado que presidió la Corte Suprema de Justicia entre 1992 y 1994, durante el mal recordado gobierno de Jorge Serrano Elías.

Rodil Peralta fue denunciado por peculado, fraude, malversación de fondos y usurpación de calidad en 1994, pero en 2003 quedó libre de todos los cargos. Pero, tanto su gestión como las acusaciones en su contra siempre fueron severamente cuestionadas.

Sobre su tío, Farias Rodil asegura que no ha tenido mayor influencia en su vida y que fuera de un empleo, hace muchos años, entre ellos predomina un distanciamiento. “Tengo mucho tiempo de no hablarle y no saber de él, esa es la verdad de las cosas”.

Por qué con Roberto

Sobre por qué participar en política, específicamente con Roberto Arzú, Farias Rodil la tiene muy clara. “Él quiere cambiar Guatemala y lo que he escuchado de su persona me genera mucha empatía”.

Además asegura que su propia personalidad es idónea para trabajar con alguien como Roberto. Pues sostiene que Arzú es espontáneo y explosivo, en cambio él es un excelente gestor de ideas.

“Todos tenemos un pasado y un futuro, Roberto tiene la intención de trabajar por su país, yo comparto ese deseo”. Farias Rodil.

También reconoce que su figura dista mucho de la que tiene el candidato presidencial y la trayectoria familiar del clan. Pero, que su verdadera función no se dará ahora durante la campaña, no se reconoce a sí mismo como una conveniencia electoral, su protagonismo aún está por verse.

“Yo soy un desconocido que no aporto votos, mi protagonismo no será en la etapa electoral, será en la fase de hacer gobierno”. Farias Rodil.

Sobre lo que espera poder hacer cuando llegue al gobierno, Farias sostiene que su visión es hacer las cosas más eficientes y buscar soluciones a problemas de raíz. Además asegura que no mentiría para conseguir un voto, y sobre no mentir, le gustaría dejar claro el porqué su nombre aparece en los famosos “Panama Papers”.

De acuerdo con las investigaciones internacionales, Wenge International Trading Corporation, fue creada en 2012 por el agente Mossack Fonseca, en la ciudad de Panamá. Dentro de sus socios figuran Andrea Rodil Almenara, Antonio Rodil Peralta y el ahora candidato a vicepresidente José Farias Rodil. “Fue un apoyo que le di a dos parientes, que no funcionó, era básicamente una exportadora de madera que no salió bien”.

Hoy, Farias Rodil apuesta por la figura de Roberto Arzú y espera que el pasado quede en el pasado. Mientras, sostiene que su partido tiene la mesa limpia y no tiene por qué ir a sentar manicuristas a puestos de gobierno. 


Ver comentarios

Comentarios