Escarcha, sabor y amor, las ricas granizadas de la “U”
Tiempo de lectura: 3:24 Min

A la Usac no solo se va por ir a los chupaderos, degustar un buen shuco, salir en la huelga de dolores, conectar patojas, comprar mota o estudiar.

Hay gente que visita la “U” por las Ricas Granizadas, un negocio informal que desde hace 12 años satisface el paladar de quienes disfrutan hasta en invierno de las bebidas refrescantes.

Los lunes la más vendida es la “Clamato”, también conocida como “levanta muertos”, preparada con jugo de vegetales, salsa inglesa, limón y una pizca de sal, especialmente recomendada para los que necesitan curarse la goma o para quienes les gusta lo ácido.

Las de fresa, coco, piña, mora, tamarindo, oreo con chocolate y con vainilla, completan el menú de estos deliciosos cocteles fríos.

La pareja Palma-Lara son emprendedores en el negocio de las granizadas en la Usac. Foto: Erick Girón

“Amamos lo que hacemos y a la gente que atendemos”, es el lema que identifica el emprendimiento de sus propietarios Óscar Palma y Elizabeth Lara.

La base de las mejores granizadas de la “U” son productos frescos, de buena calidad, jaleas elaboradas en casa, y que no tienen químicos.

Cada sábado pareciera que el campus de la Usac no se da abasto para el movimiento de tantas personas, no solo cuesta encontrar parqueo, los lugares para comer están abarrotados y hasta los jardines están ocupados por muchas parejas.

Los puestos de granizadas no son la excepción, familias completas de la periferia de la ciudad y de municipios como Amatitlán y Villa Nueva llegan a Farmacia y Bienestar Estudiantil a saborear la granizada de su preferencia.

La venta de granizadas tiene mucha demanda los sábados en la Usac. Foto: Erick Girón

“Antes de poner una a la venta, primero la probamos, escogemos los ingredientes, los mezclamos y si tenemos el resultado que esperamos la sacamos al mercado. Nuestros clientes se merecen lo mejor y por eso nos esforzamos para que nuestros productos sean de calidad, los mejores”, dice Palma.

Pagar deudas y llevar ingresos a su casa hizo que este negocio se posicionara bien y que hoy les sirve de sustento.

“La venta de granizadas nos ha servido para salir adelante y superar los problemas económicos que hemos tenido”, comenta Lara

Los Palma Lara, llevan 23 años de casados y de amor incondicional, empezaron vendiendo sus granizadas en las afueras del Centro Metropolitano Universitario (CUM) de donde los sacaron agentes de la Policía Municipal.

La angustia y la desesperación no los vencieron y con mucha determinación probaron suerte en las instalaciones de la Usac y así tener un negocio exitoso.

El accidente que cambió la vida

Óscar, se quedó sin empleo luego de tener un accidente en moto, tuvo fracturas, varias lesiones en la cabeza y la cara.

De a poco fue perdiendo el sentido del oído, y cada día le costaba escuchar, lo que provocó que dejara su labor como visitador médico.

Sin empleo, con muchas deudas por pagar y con la casa hipotecada buscó ayuda para emprender un negocio propio.

Prestó Q1,000 para adquirir una máquina para deshacer hielo, compró una piña, una libra de fresas, tamarindo y así empezó hace 12 años el negocio que hoy le permite comprar sus medicinas para la diabetes, hipertensión, así como mantener a su familia.

Una de política empleada, que les ha permitido aumentar su clientela en el negocio es obsequiar una granizada a quienes lleven clientes nuevos.

La granizada "levanta muertos"  tiene mucha demanda todos los lunes. Foto: Erick Girón

Sin embargo, la zozobra está presente por la falta de un permiso para poder trabajar en las instalaciones de la Usac.

La fe esta puesta en Dios para que eso ocurra pronto con las actuales autoridades o las próximas.

Ya no lo pienses más, si quieres tener un negocio propio, solo necesitas determinación para lograr tus sueños o salir delante de tus problemas financieros como lo han hecho los Palma Lara.


Comentarios
Junio 18, 2017
Entretenimiento
Relatos
Tiempo de lectura:
3:24 Min