Con 20 hice por primera vez campeón a Inglaterra

Soy Dominic Nathaniel Calvert Lewin y mi gol le dio el título de campeón a Inglaterra en el Mundial Sub 20 de este año. Es el primer título que obtiene la selección en esta competencia en 11 apariciones. Nací en 1997 y juego en el Everton de la Premier League. 

Soy delantero y toda la aventura inició en el 2005.

El 28 de abril de aquel año llegué a la academia juvenil de Sheffield United. Quemé algunas etapas y progresé rápidamente. En 2014 aparecí en la banca del primer equipo. Ese mismo año me fui en calidad de préstamo a Stalybridge Celtic. Un año después llegué, también como préstamo, al Northampton Town.

Mi ciclo allí finalizó y en agosto de 2016 llegué a Goodison Park por 1.77 millones de euros. El 13 de diciembre del año pasado entré como sustituto en la victoria 2-1 ante el Arsenal. No todo fue color rosa. Me lesioné del tobillo y tuve que estar fuera de la actividad por varios meses. Me recuperé y regresé con mi mejor versión para marcar ante el Hull City en marzo del 2017.

El 3 de mayo pasado firmé un contrato que me liga al equipo por cinco años, manteniendo un compromiso hasta 2022.

Dicen que mi mayor virtud es la técnica. Sé tocar el balón y eso me ha puesto las oportunidades sobre la mesa. Esto también me dejó llegar al combinado nacional de mi país, en la categoría que me corresponde.

Debes conocer esta historia: SOY AFICIONADO Y ASÍ VIVO UN FIN DE SEMANA SIN FÚTBOL

El 1 de septiembre de 2016 debuté con la Sub 20, recuerdo que empatamos a un gol contra Brasil Sub 20. Ya le he anotado a Alemania y Senegal en la misma división. En la edición 2017 celebré goles ante Argentina y en la final contra Venezuela. Suelo aparecer en momentos clave.

Mi sonrisa parece cautivar a la prensa. 

El fútbol es mi vida, pero me gusta la fotografía y ahora espero dejar un legado importante en el fútbol inglés.

Los minutos que he disputado en el combinado nacional me han colocado en una vitrina mundial y ahora que anoté en la final para quedarnos con la corona me siento comprometido para ser aún mejor.


Venezuela ganó un lugar en el corazón de los aficionados

El paso de los venezolanos en el certamen fue interesante. Nos complicaron mucho en la final y demostraron que la garra, el corazón y los buenos jugadores combinan perfectamente dentro de la cancha.

En la recta final del partido, ellos tuvieron la oportunidad para liquidarnos con un penal pero Adalberto Peñaranda lo falló. Vaya que sufrí esos segundos. Finalmente el sonido del pitazo me devolvió el aliento.


Brasil vio de reojo la final

Los brasileños tuvieron que ver la competencia internacional por televisión. Después de un complicado partido contra Colombia se quedaron con las manos vacías. Sabemos qué significa para los sudamericanos participar en la máxima justa, pero en esta ocasión no pudieron aparecer. 


Fotografías cortesía. 

Ver Comentarios