Son imprudentes para manejar, no todos, pero sí la mayoría. La ciudad de Guatemala ha tenido una gran cantidad de accidentes de tránsito por distintas maneras: colisiones, atropellos y más.

Y en algunos accidentes, sufren también los peatones. ¿Por qué?

Tenemos que dejar en claro que el peatón siempre lleva la vía ante cualquier medio de transporte. No lo digo yo ni la ciencia; lo confirma el Reglamento de Tránsito de Guatemala.

Incluso a todos nos ha pasado que intentamos cruzar la calle sobre el paso de cebra y los carros aceleran o utilizan la bocina por un prolongado tiempo como diciendo “quítate, ahí vos”. O en otros casos, nos insultan.

No estoy defendiendo a los peatones tampoco, se ha dado también que algunos son necios (no encuentro mejor palabra para describirlos). Se pasan corriendo un bulevar, avenida o calle bajo la pasarela. O sea, si hay una se debería usar, hasta los chuchos la utilizan.

Realmente es un arma de dos filos, pero tanto peatones como los conductores tienen que respetar las reglas de tránsito.

El INACIF determinó que en 2017, hubo 2 mil 385 muertes entre motivos de accidentes de tránsito, enfermedades comunes y sus complicaciones. 

Los desgloses son:

  • Intoxicaciones: 31 víctimas
  • Asfixia por broncoaspiración: 27
  • Soterramiento y otros movimientos de tierra: 3
  • Traumatismos: 1,230
  • Quemaduras térmicas: 40
  • Causas clínicas: 875
  • Asfixia intrauterina: 23
  • Asfixia perinatal: 9
  • Deplesión de volumen hemorragia exanguintante: 7
  • En estudio -a determinar-: 140

El caso de Esteban

Le gustaba vestirse formal y ser siempre correcto porque decía que las personas lo respetaban más y también infundía respeto en sus alumnos. Era maestro de música en el colegio Vanguardia Juvenil y siempre se llevaba muy bien con las personas de la tercera edad.

Su trabajo era un ingreso para empezar a pagarse la Universidad, ese era su pensamiento y comenzó un Profesorado en Enseñanza Musical en la Universidad del Valle de Guatemala. Tenía una beca e incluso salió con medalla de mérito en el colegio Alfredo Colom porque siempre se destacó por ser ejemplar.

Llegó a la música a la edad de 14 años y se volvió un experto en el tema; principalmente sobre jazz, blues, big band, orquestas. Era sin duda, una persona de admirar.




“Incluso cuando era niño nunca salió a la calle, se la pasaba creando cosas en la casa, experimentaba con todo lo que encontraba por un tiempo. Incluso hizo herramientas básicas y de sobrevivencia a base de materiales reciclados, luego tuvo un microscopio de juguete”, comentó Alejandra Sarti, su hermana.

Esteban decidió unirse a la Iglesia y todos los días ensayaba y ponía en práctica su conocimiento musical.

La instantánea muerte

Alejandra regresaba de su trabajo, cuando vio un accidente frente a la garita del residencial donde vive. “Cuando volteé a ver, estaba mi vecina de enfrente y vi el carro gris, pensé que algo le había sucedido. Me quedé subida en mi moto, tratando de comprender la escena cuando entre el carro y la ambulancia vi a mi mamá. Ella tenía turno en el hospital ese día, aún tenía su uniforme blanco", expresó la hermana.

Las piernas le temblaban, el estómago se le revolvió y sintió náuseas, Alejandra vio a mucha gente colocarle la mano en la espalda a su madre. Justo a la par de ella, estaba un cuerpo tendido con una manta sobre él, y de ella, sobresalían los tenis de Esteban, su hermano.


Lo sucedido

Testigos confirmaron que se encontraba esperando la camioneta en la parada de buses; junto con dos trabajadores de construcción de la colonia en donde actualmente vive su familia.

Es una sola calle de doble vía y era la hora del tráfico; frente a la colonia, paró un bus extraurbano, para bajar pasajeros y un carro quiso rebasar en la vía contraria.

“Según cuenta la gente presente en el lugar, venía algo en el carril; algunos dicen que era una moto y el carro por esquivar se tiró contra la parada de buses arrojando a los dos albañiles hacia afuera y golpeando a mi hermano de manera directa causándole la muerte”, indicó Alejandra.

Se llevaron detenida a la persona responsable, que fue una mujer. Esperaron al Ministerio Público, la persona que piloteaba el carro fue llevada a Tribunales, pero “ni tres días duró” y la dejaron libre, aseguró la hermana del fallecido.

Los fiscales del MP no quisieron darle información más sobre el caso; no tomaron declaraciones y tampoco pusieron empeño en el mismo. 

“Luego nos enteramos que a las demás personas sí les había dado incluso la fecha de audiencia y a nosotros una fiscal del Ministerio Público nos negó la información porque según ella llegamos de forma imprudente”, señaló Alejandra.

Los peatones siempre tienen la vía y lamentablemente el caso de Esteban es uno de muchísimos que se viven en Guatemala. ¿Hasta cuándo se respetarán las leyes de tránsito?


Ver comentarios

Comentarios

Valoración General
5