A 67 kilómetros de la capital, en Pueblo Nuevo Viñas, Santa Rosa, se encuentra la Laguna de Ixpaco, un cuerpo de aguas cristalinas color verde jade.

Para llegar, existen dos caminos, ambos son de terracería. Uno de ellos, el que ingresa desde Pueblo Nuevo, es más largo y particularmente solitario. El otro, desde Santa Rosa, es más transitado, pero no deja de ser apto solo para carros de doble tracción. 

Ambos son peligrosos debido a la lejanía del lugar con algún poblado y dificultad de transitar.

Desde el descenso a la laguna, se comienza a percibir un olor a azufre. Las aguas están hirviendo por la orilla y la temperatura es ideal para un baño.

La cercanía con el volcán Tecuamburro explica las aguas termales, que muchos aseguran que son medicinales. Existe una leyenda que dice que si la persona goza de salud, bañarse le causaría una enfermedad.

A pesar de ser un lugar potencialmente turístico, no hay seguridad. Es tierra de nadie a excepción de algunas fincas privadas en los alrededores.

No se paga por entrar y tampoco existe un horario para visitar la laguna. Sin embargo, el lugar es bastante limpio y se respira aire puro.

No hay tiendas ni estaciones de policía cercanas. Para cualquier emergencia, se debe bajar a Santa Rosa o Pueblo Nuevo atravesando el complicado camino de terracería que hace que un viaje de una hora dure el doble.

Es por ello que es recomendable que los turistas visiten el lugar los fines de semana, cuando es posible que haya más visitantes.

Realizar la excursión de día y acompañado de algún representante de la Municipalidad también es lo ideal para evitar asaltos o robos, que según Gobernación Departamental, son crímenes comunes en el área.

La alerta

En octubre de 2018, los pobladores de Pueblo Nuevo Viñas alertaron a las autoridades sobre un agujero a 50 metros de la laguna.

Los gases que de ahí salían y el fuerte olor a azufre, ocasionaron que las comunidades aledañas temieran lo peor: una explosión volcánica.




Personal del Instituto Nacional de Sismología, Vulcanología, Meteorología e Hidrología de Guatemala (INSIVUMEH) y de la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (CONRED) se presentaron al lugar para comenzar los estudios y evaluaciones correspondientes.

A pesar de la dimensión del agujero, los pobladores y turistas aún continúan visitando la laguna. En pocos meses, la estructura pasó de tener 90 cm de diámetro a 5 metros aproximadamente.

Expertos, geólogos, vulcanólogos y delegados de la CONRED visitan la laguna constantemente para evaluar cambios en el comportamiento de la estructura.

“Venimos a reconocer el área, ver la estructura y corroborar si existe vulnerabilidad con algún tipo de vivienda o estructura”, comentó Karen Paau, geóloga de la CONRED.

¿Qué es?

El INSIVUMEH informó que la estructura se trata de un “mudspot” o charco de lodo, por lo que no es una estructura volcánica como un cono o cráter.

No produce lava y tampoco tiene la capacidad de producir una erupción volcánica. Delegados de la CONRED explicaron que en dicho lugar no existen las condiciones para la formación de un cráter.

“Ahora es noticia por el cambio de las dimensiones. Es algo, dentro de la zona de subducción y aspectos geológicos, que se puede considerar como normal”, comentó Paau.

Mudspots: manifestaciones hidrotermales que emergen a través de aberturas en la superficie, formando burbujas de gas que constantemente explotan, arrojando y acumulando material a su alrededor.  Monitoreo del INSIVUMEH.

Ambas instituciones, así como de Gobernación Departamental de Santa Rosa y la Municipalidad de Pueblo Nuevo Viñas, trabajan en un informe final para determinar medidas de seguridad en el área.

Por el momento, el INSIVUMEH recomienda a los visitantes no acercarse al agujero debido a la toxicidad de sus gases y la alta temperatura del lodo.

Las autoridades municipales temen que la curiosidad por ir a ver el charco aumente la cantidad de visitantes en el lugar, lo que incrementaría el riesgo de cualquier accidente. “Visiten la laguna con mucha precaución”, comentó José Domingo Monterroso, de Gobernación Departamental.

Para disfrutar al máximo de este bello lugar tan cercano a la ciudad, los turistas pueden llevar su traje de baño, comida, lentes de sol y protector solar. 

Fotos y video: Juan José Muralles, Elena Gaytán.


Ver comentarios

Comentarios

Valoración General
0; $i--): ?>