Entras a un centro comercial, una plaza o un parqueo público en la ciudad. En letras grandes y por todas partes, ves un rótulo que dice: “Usted se estaciona por su propia cuenta y riesgo”.

“No nos hacemos responsables por cualquier daño o robo ocasionado a su vehículo”, también se lee en distintos anuncios.

Parqueas con desconfianza. A pesar de que hay agentes de seguridad, talanqueras y cámaras de seguridad, nada garantiza que cuando regreses, tus cosas sigan adentro del carro o que no tenga algún rayón.

Cuando terminas, con todas las bolsas en mano, pasas a la estación de pago de parqueo. Te cobran Q10 por hora o quizá más en algunos lugares. Con suerte encuentras tu carro como lo dejaste, pero no siempre sucede así.

Sara Torres no tardó ni 15 minutos en bajarse de su vehículo para hacer unas compras en un comercial de carretera a El Salvador. Cuando regresó, vio que la cerradura de su automotor estaba forzada y sus pertenencias habían desaparecido.

Tres policías vigilaban el comercial, pero ninguno parece haber visto a los ladrones. Torres pidió ver las cámaras de seguridad, pero le respondieron: “para eso se necesita una orden del Ministerio Público (MP)”.

“Nos dijeron que ellos no tienen nada que ver porque uno se estaciona bajo su cuenta y riesgo”, denunció Torres en sus redes.

Después de presionar y de que la Policía Nacional Civil (PNC) llegara al lugar, el jefe de seguridad finalmente accedió a mostrarles la grabación. Una camioneta negra se observa al lado de su carro; sin embargo, la mala ubicación de las cámaras no permitió visualizar la placa.

Los agentes de la PNC le mencionan que no hay nada más qué hacer. “No hay a quién señalar ni a quién perseguir, y la denuncia en el MP es una pérdida de tiempo”, comentaron.

“En tiempo de campaña, todos prometen la luna y las estrellas, cuando lo único que necesitamos es vivir sin miedo, con la tranquilidad de salir a la calle y sin temor a encontrar la muerte en manos de lacras de esta sociedad”, se lee en la denuncia.

Otro caso similar sucedió en una gasolinera ubicada al final del bulevar Vista Hermosa, zona 15. Emilia Sagastume parqueó su vehículo en el minimarket del lugar y en menos de 10 minutos, unos ladrones habían bajado los vidrios de su auto y robado sus pertenencias.

Decepcionada, sabiendo que el establecimiento no colaboraría, pidió ver las cámaras de seguridad. Observó cómo sus cosas desaparecían en manos de dos tipos en una moto.

No había nada por hacer y los policías le dijeron que no intentara denunciarlos o buscarlos. “Ellos siempre vienen acá a robar, ya los conocemos”, expuso un agente.

Casos como estos suceden a diario, incluso en grandes centros comerciales. Las tarifas tampoco están reguladas ni unificadas, por lo que un usuario puede pagar hasta Q20 por hora y sin ninguna seguridad.




Intentos fallidos

En Guatemala se presentó una iniciativa de ley que pretendía regular los parqueos públicos y particulares a través de una Ley Reguladora del Arrendamiento de Parqueos, según el portal del Congreso de la República.

Esta fue presentada por el difunto diputado de Convergencia, Álvaro Velásquez, en 2017. Contemplaba que los dueños de parqueos contrataran un seguro para daños de los usuarios.

Además, proponía regular y unificar tarifas de cobro de parqueo en centros comerciales. Los estacionamientos particulares no podrían sobrepasar una tarifa de Q15 por hora.

Prohibía también el cobro de parqueo en vías públicas; sin embargo, la iniciativa no avanzó en el pleno. Velásquez falleció en julio de ese mismo año.

Un caso ejemplar

En Costa Rica existe la Ley Reguladora de Estacionamientos Públicos desde 1997. Esta menciona desde el inicio, en el artículo 2, la responsabilidad que los dueños de estos servicios deben asumir.

"Las personas físicas o jurídicas encargadas de prestar el servicio de estacionamiento público serán responsables y garantes de la guardia y custodia de los vehículos, mientras estos permanezcan dentro del estacionamiento".

Contempla la adquisición de seguros para daños ocurridos. En cuanto a robos, en el artículo 3 se establece:

"De cometerse delitos contra la propiedad, procurará aprehender a los responsables para ponerlos a las órdenes de los tribunales de justicia.
...si los responsables no fueren aprehendidos o si habiendo sido aprehendidos se comprobare que el estacionamiento faltó a los deberes de cuidado, la administración será responsable civilmente por la sustracción o daño al vehículo, sus accesorios o los objetos que se encuentren en el interior...".

En cuanto a las tarifas, los dueños quedan en libertad de establecerlas de manera realista.

Conoce el reglamento de la ley aquí

El reglamento de dicha ley menciona que todos los estacionamientos deben contar con un rótulo visible que diga:

"Por disposición de la Ley Reguladora de Estacionamientos Públicos, este negocio está obligado a garantizar la seguridad de los vehículos a su cargo, así como la de sus accesorios y objetos guardados en ellos. El incumplimiento de esta obligación autoriza al cliente para cobrar por daños y perjuicios en la vía judicial. Toda renuncia, expresa o tácita, de esta obligación, se reputará como nula".

La Asociación Costarricense de Estacionamientos y Afines recomienda a los dueños de parqueos que coloquen cámaras de seguridad para que al momento de un incidente existan pruebas. Así se evita que algún usuario se aproveche de la ley y salga con una reparación gratis.

En Guatemala, mientras muchos usuarios piden más seguridad en los parqueos y una garantía para posibles daños, algunos dueños de establecimientos se rehúsan a unificar tarifas y responsabilizarse por incidentes que ocurran dentro del parqueo. Incluso, algunos sectores tacharon la iniciativa como "populista", en su momento.

¿Te gustaría una ley similar en Guatemala?

Fuente y fotos: diarioinfo.com, Four Square, La Prensa Libre Costa Rica, Consejo de Seguridad Vial Costa Rica, Skyscraper City.


Ver comentarios

Comentarios

Valoración General
0; $i--): ?>