Catalina Torres tiene 31 años, es Ingeniera Mecánica, egresada de la Universidad de San Carlos de Guatemala. La profesional durante sus años de estudio se acostumbró a escuchar patanadas de sus compañeros, pero cuando inició a trabajar conoció la realidad.

Su primer trabajo fue en una empresa en donde se encargaba de planes para desarrollar en diferentes áreas, ella era la segunda ingeniera que trabajaba en ese lugar. Sus compañeros se portaron muy amables, pero su jefe mostraba un interés más personal.

Al cumplir un mes de laborar ahí, todo parecía normal, hasta que un día, a la hora de almuerzo, el jefe de Catalina se sentó para platicar un rato. Le dijo que era muy bonita y que tenía un buen cuerpo, que el uniforme le quedaba hecho a la medida, ella le agradeció el cumplido y continuaron comiendo. Sin embargo, le repetía que sus pechos eran muy grandes, sus nalgas redondas y que a veces antes de dormir pensaba en ella, esto la puso muy nerviosa, así que se levantó rápido de la mesa, sin decir nada.

CC0

Pasaron varios días después de esa conversación, cuando Catalina llegó al comedor, pero para que su jefe no se sentara a su lado, decidió comer con uno de sus compañeros sin decirle lo que pasaba.

Su jefe la vio, se sentó con ellos y le pidió a su compañero que fuera a traer unos documentos. Ambos se quedaron solos, de nuevo, la invitó a cenar a su casa y que llegara con vestido, ella le respondió que no podía, pero que gracias por la invitación. Eso lo molestó y cuando Catalina se levantó de la mesa le dio una nalgada, lo cual la impactó y no supo cómo reaccionar, se fue a llorar al baño.

Pero eso no fue todo, una tarde cuando ya era la hora de la salida, el jefe de Catalina la llamó y le pidió que fuera a su oficina,  le preguntó si quería un aumento y ella le respondió que sí. Él le dijo que podía ganarlo, pero antes tenía que hacer otras cosas y le metió la mano en medio de sus piernas, al ver lo que sucedía, le pidió detenerse, se levantó y abandonó la oficina.

Al siguiente día, Catalina con uno de sus compañeros envió su carta de renuncia, porque ya no podía seguir trabajando allí.

Catalina pasó llorando casi 3 días por lo sucedido, su familia decidió apoyarla en lo que buscaba un nuevo trabajo. Le costó tener confianza otra vez con alguna autoridad laboral, pero lo logró. 

El acoso sexual se da en todo tipo de trabajo, esto lo pudimos ver durante el fin de semana en la transmisión de los Premios Globos de Oro, en donde muchas de las celebridades vestían de negro, como solidaridad a diferentes situaciones laborales que se viven a diario.




El lema era: #WhyWeWearBlack que significa #Porquévestimosdenegro.

La denuncia comenzó cuando un grupo de mujeres actrices hablaron públicamente de supuestos actos sexuales indebidos por parte del productor de cine, Harvey Weinstein, con lo que inició una discusión del acoso sexual.

Vía: @EmmaWatson 


El acoso se encuentra en muchas áreas de la vida de una mujer, puede estar en el familiar, laboral, amistad entre otros.

Te puede interesar: Ella es de Huehuetenango y su sueño es vivir en Estados Unidos

Tú puedes identificar si es acoso lo que te pasa, estas son algunas de las situaciones que te pueden ayudar, según la psicóloga Ángela Pérez.

Observaciones sugerentes, bromas o comentarios sobre la apariencia o condición sexual.
Uso de gráficos, viñetas, dibujos, fotografías o imágenes de contenido sexualmente explícito.
Llamadas telefónicas, WhatsApp o mensajes de correo electrónico ofensivo de contenido sexual.
Contacto físico no solicitado o un acercamiento físico excesivo e innecesario.
Invitaciones comprometedoras y peticiones de favores sexuales.

No estás sola, ahora puedes ver que hasta las grandes estrellas han pasado por este tipo de situaciones. Hay que luchar por eliminar esta violencia contra las mujeres.

Pero el acoso puede pasar a violencia sexual

Según Mirna Montenegro, directora del Observatorio en Salud Sexual y Reproductiva (OSAR), puede cuantificar que en 2017 la violencia sexual llegó a 11 mil 209 denuncias en el Ministerio Público, de estas el 90 por ciento de mujeres eran niñas y adolescentes. Sin embargo, el Inacif reporta exámenes por delito sexual en 1,869 adolescentes 10 a 14 años y 1,507 adolescentes 15 a 19 años.

Por: Daniela Escorcia


Nunca es tarde para denunciar un acoso o una agresión sexual. 


Ver comentarios

Comentarios

Valoración General
5