A principio de febrero, un ayudante de un bus de Transportes Tacaná fue asesinado, en Quetzaltenango. El crimen habría sido una venganza por negarse a pagar la extorsión.

Hugo Feliciano, de 27 años, tenía 9 de trabajar junto al piloto, quien denunció que días antes del ataque armado, recibió un teléfono nuevo por parte de los pandilleros.

Pocos días después, representantes de la empresa se reunieron con los pilotos y ayudantes para informarles que no tenían capacidad para continuar pagando las extorsiones de las que son víctimas a diario.

Además, medios locales confirmaron que la compañía decidió despedir a 30 personas para evitar poner en riesgo sus vidas. Los autobuses suspendieron su servicio por tiempo indefinido.

Una falsa alarma

Transportes Tacaná comenzó a ofrecer sus servicios en 1967. Los buses cubren la ruta del departamento de San Marcos hacia Guatemala y viceversa.

Luego del asesinato de Feliciano, en redes sociales se viralizaron videos y publicaciones que aseguraban que la empresa anunció su retiro del Gremio de Transportistas y que nunca más volverían a circular.

Chapines crearon videos en homenaje a los buses.

Internautas compartieron videos en homenaje a la línea de buses, a manera de despedida. Además, compartieron sus vivencias y agradecieron a los pilotos por tantos años de servicio en los comentarios.

Páginas como Camionetas de Guatemala dedicaron diversas publicaciones para despedirse de los buses.

Las demostraciones de tristeza inundaron las redes, ya que aparte de ofrecer un servicio vital como el transporte, las camionetas caracterizan la cultura del país.

“¿Quién no se ha subido a una Tacaná?”, comentaban. “¡Adiós a un clásico!”, mencionaron otros usuarios. 




Sin embargo, la página oficial de los transportes publicó un comunicado desmintiendo los rumores del cierre de operaciones.

La empresa aclaró que desconoce de dónde “algunos medios de comunicación y la fuente de información se basaron para publicar dicha noticia”. Además, solicitó a los medios que rectificaran la información falsa.

A este comunicado, los guatemaltecos de nuevo reaccionaron en redes mostrando su apoyo. “Es lo que necesitamos. No estamos solos. Que Dios bendiga a Transportes Tacaná y su gente linda”, comentaron los representantes de la empresa.

A pesar de las buenas noticias, las extorsiones a buses urbanos y extraurbanos continúan en todo el país.

A inicio de febrero, los pilotos realizaron un paro en Fraijanes por esta causa, poniendo en aprietos a trabajadores que se movilizan hacia la ciudad.

Te puede interesar: Extorsiones ahogan a transportistas y usuarios de buses en Fraijanes

Otras empresas de transporte de Occidente, como Esmeralda o Marquensita, también han denunciado “fuerte presión” para pagar extorsiones.

Se calcula que los transportistas pagan por extorsión más de Q250 mil mensuales, según la Procuraduría de los Derechos Humanos.

Fotos: Camionetas de Guatemala, Facebook.


Ver comentarios

Comentarios

Valoración General
3